9:33 p.m.
Domingo, 20 de Abril de 2014

Bajó Banxico tasa de interés de referencia

Tijuana, Baja California, marzo 8 (UIEM).- La Junta de Gobierno del Banco de México decidió hoy disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, por lo que ésta pasa de 4.50 a 4.0 por ciento. dio a conocer en un comunicado.

Con este cambio, el banco central refiere que se reconocen los logros de mediano plazo en el abatimiento de la inflación y se facilita el ajuste de la economía a un escenario de menor crecimiento económico e inflación, ya que:

"La economía mundial continúa mostrando signos de debilidad. En Estados Unidos se espera que el crecimiento en 2013 sea menor al registrado en 2012 y prevalecen importantes riesgos a la baja. En particular, la recuperación de la actividad económica y del empleo, apoyada en gran medida por la política monetaria, está siendo afectada por la necesidad de consolidación fiscal.

"En la zona del euro, la actividad económica sigue sin mostrar señales de recuperación. Además, continúa la incertidumbre acerca del efecto que, sobre la recuperación económica, tendrán las medidas necesarias de ajuste fiscal, el saneamiento del sistema financiero europeo y la posibilidad de una mayor inestabilidad política, en particular en algunas economías de la periferia", indica el documento.

Agrega que de acuerdo con la Junta, esta medida, la cual no representa el inicio de un ciclo de bajas al objetivo de la Tasa de Interés Interbancaria de referencia, es compatible con una expansión del gasto en la economía acorde con su potencial de crecimiento y con la convergencia de la inflación hacia al objetivo permanente de 3.0 por ciento.

No obstante, advierte que hacia adelante, la Junta seguirá vigilando la evolución de todos los factores que podrían afectar a la inflación, a fin de estar en condiciones de alcanzar el objetivo de inflación señalado.

El Banxico explica que además, debido a la debilidad de la economía mundial, diversos indicadores de la actividad económica en México han comenzado a mostrar una desaceleración, lo que se reflejó en la evolución de los componentes de la demanda externa y más recientemente en los correspondientes de la interna.

Sin embargo, anticipa que la economía seguirá al alza, sin que se presenten presiones inflacionarias generalizadas, además de que en el corto plazo prevalecen riesgos a la baja derivados, sobre todo, del proceso de consolidación fiscal en Estados Unidos.

De ahí que, comenta, después de la importante disminución que registró en los meses previos, la inflación general anual presentó un aumento en febrero de 2013, lo que obedece a una mayor incidencia del componente no subyacente y se prevé que sea transitorio.

De hecho, advierte, que debido a factores transitorios como el resultante de tener una base de comparación baja en 2012, se prevé que la inflación general anual siga aumentando hasta alcanzar niveles de alrededor de 4.0 por ciento en los próximos meses para, a partir de ahí, retomar una trayectoria a la baja y ubicarse cerca de 3.0 por ciento en la segunda parte del año y en 2014.

El banco central apunta que la proyección para la inflación subyacente anual se mantiene muy cerca de 3.0 por ciento, incluso por debajo de este nivel en la mayor parte de 2013 y 2014.

En suma, "a pesar de que en el corto plazo es previsible observar mayores tasas de inflación, se considera que ello no afectará la trayectoria convergente de la inflación en el mediano plazo", anota.

Subraya que al estar la economía de México altamente integrada al resto del mundo, el considerable relajamiento monetario adicional esperado en muchas economías avanzadas y emergentes podría propiciar mayores flujos de capital al país.

Ante esta situación, apunta el instituto central, también podría resultar conveniente aprovechar la reducción del déficit esperado en las finanzas públicas de 2013, como fue propuesto por el Ejecutivo federal y aprobado por el Congreso de la Unión, para disminuir el objetivo de la tasa de interés de referencia de la política monetaria.

Esta combinación permitiría un ajuste más balanceado para enfrentar las perturbaciones del exterior que se prevé seguirán ocurriendo, sin comprometer la convergencia gradual de la inflación al objetivo permanente de 3.0 por ciento, agrega.

Edición digital
Ir a las noticias