Jueves, 23 de Mayo de 2019 6:06 p.m.

Redes Sociales

Veloz impugna candidatura de Bonilla

Compartir:

El candidato a la gubernatura de Baja California, Jaime Martínez Veloz, respaldado por la Dirección Nacional Extraordinaria y las Bancadas en Diputados y Senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acusó que en Baja California se vive “una campaña de estado al cuadrado” por parte del gobierno estatal y federal a favor del candidato de Morena. A través de un comunicado del PRD, se dijo que acompañado por los dirigentes Ángel Ávila Romero, Karen Quiroga, Fernando Belaunzarán, Adriana Díaz, Estephany Santiago, Arturo Prida, Claudia Castello, Antonio Medina y la coordinadora de este instituto político en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez, el candidato Jaime Martínez Veloz señaló al candidato de Morena, Jaime Bonilla, de defender los intereses de Estados Unidos al jurar lealtad a la Constitución Americana frente a las necesidades del propio estado de Baja California y de atentar contra los recursos naturales de la entidad. Señaló que Bonilla sigue siendo ciudadano estadounidense y que como Director de Agua de Otay, diseñó un esquema para instalar una planta desalinizadora de agua marina en playas de Rosarito que abastecería hasta 151 millones de litros diarios a Estados Unidos. En ese sentido, Martínez Veloz refirió que como diputado Jaime Bonilla cometió conflicto de intereses pues impulsó como solución definitiva al problema de escases de agua la construcción de plantas desaladoras, además de impulsar las asociaciones públicos-privados, en donde la deuda es pública y las ganancias privadas. “Estamos ante un momento crítico en la historia del país y particularmente de Baja California, esto que aquí les he expresado, nos habla de una conspiración o de un complot de carácter internacional. Se diseña un esquema en Estados Unidos, se empieza a operar, se hacen todas las relaciones y acuerdos necesarios y después esa misma persona se viene de este lado, aprovechando las debilidades de nuestro sistema democrático, se configura en candidato y tiene la posibilidad de ganar, dado que hay un conjunto de factores que sin respeto a la ley y a las normas vigentes, empieza a desarrollar un esquema que le puede permitir obtener la candidatura y obtener la gubernatura del estado”, apuntó. Dijo que si se llega a concretar el llamado “negocio de agua” en la entidad, con el apoyo del actual gobernador, el estado tendría una deuda de más de cien mil millones de pesos. Y agregó que como ciudadano norteamericano Bonilla se ha constituido como informante del FBI en juicios legales, además de no contar con título ni cédula profesional a pesar de ostentarse como ingeniero. Al respecto, el PRD mostró su respaldo y anunció que desde el Senado de la República y la Cámara de Diputados se presentará un punto de acuerdo para exigir la investigación sobre la exportación del agua, así como la integración de una Comisión de Seguimiento de la elección en Baja California, para que se revise la elección de estado en esa entidad. Por lo que el partido permanecerá vigilante del desarrollo de los comicios en esa entidad. La coordinadora de la bancada del PRD en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez argumentó que la candidatura de Bonilla huele a corrupción, a conflicto de intereses, “pareciera que el candidato de Morena hubiera fraguado desde hace unos años lo que hizo en Estados Unidos para venirlo a concretar ahora con su candidatura”. Agregó que “huele a corrupción porque no solamente vemos este asunto que tiene que ver con agua y endeudamiento sino también con una elección de estado. Por eso le pedimos al Presidente Andrés Manuel López Obrador que saque las manos del proceso electoral”, subrayó En su intervención, Ángel Ávila Romero, sostuvo que “desde el PRD le queremos preguntar al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador qué opinión tiene de que Estados Unidos se quiera llevar el agua de México, dar nuestros bienes naturales hacia los Estados Unidos como un negocio”. Asimismo, exigió también al gobierno federal que saque las manos de la elección en Baja California porque sus funcionarios están haciendo campaña a favor de sus candidatos. En tanto, la dirigente Karen Quiroga enfatizó que la ruta jurídica que seguirá este instituto político “será la misma que aprobaron en este último periodo, pidiendo la prisión preventiva para los funcionarios que están cometiendo delitos electorales”. Anunció que se presentará la denuncia ante el Ministerio Público por delitos electorales y cohecho contra Jaime Bonilla, “el hecho de permitir que esté en sus actos de campaña además ofreciendo programas sociales es gravísimo, es un acto de complicidad”. Quiroga Anguiano coincidió que la candidatura de Bonilla “no solo huele a corrupción sino también a delincuencia organizada, vemos la consecución de hechos desde el 2008 hasta la fecha, de cómo ha venido ocupando espacios para poder generar una ganancia, no solamente económica para él y para las empresas, sino además con intereses en el extranjero”. Por su parte, Fernando Belaunzarán, detalló que Jaime Bonilla fue vetado hace 30 años para participar en la Liga Deportiva del Pacifico, “por querer arreglar un partido de beisbol, en el deporte de Andrés Manuel López Obrador, hasta hizo trampa, y está demostrado al quedar vetado de por vida de la Liga y por su culpa Tijuana se quedó muchos años sin equipo. La pregunta es: ¿Cómo espera Andrés Manuel López Obrador acabar con la corrupción si su partido postula corruptos? Finalmente, el candidato a la gubernatura por Baja California informó que el PRD ya impugnó la candidatura de Bonilla pues hasta la fecha no ha demostrado que ya no es ciudadano norteamericano.