Viernes, 15 de Febrero de 2019 1:30 p.m.

Redes Sociales

En 5 años Kiko recibió 100 mil millones de pesos de Participaciones Federales

Compartir:

Por Oscar Tafoya @oscartafoya De 2014 al 2018, Kiko Vega ha recibido más de 100 mil millones de pesos por Participaciones Federales, en esos cinco años, Hacienda indica que en cada uno de ellos, los montos totales se incrementaron para cada ejercicio. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Baja California cerró el año pasado con un monto total de 24 mil 633.4 millones de pesos, la cantidad más alta en el periodo de Francisco, para llegar a un total de 100 mil 964.6 millones de pesos de recursos de libre disposición. Sin embargo, a pesar de ser beneficiado con los recursos públicos, la entidad vive uno de los momentos más oscuros en el manejo del dinero de los ciudadanos, asimismo, caracteriza a la actual administración por la irresponsabilidad financiera que provocó señalamiento de instituciones serias. Una de ellas y la más reciente en su reporte es HR Ratings, que revisó a la baja la calificación del Estado al pasar de HR A- a HR BBB+ por sus malos manejos financieros. La calificación significa que “el Estado ofrece moderada seguridad para el pago oportuno de obligaciones de deuda”, asimismo, HR Ratings confirma que a pesar de que Kiko y su gente han recibido mayores Ingresos de Libre Disposición (ILD), es decir, Participaciones Federales, su irresponsabilidad en el manejo de las finanzas lo llevaron a reportar un déficit de 3.2% en el Balance Primario (BP) de 2017, y peor aún, proyecta que al concluir 2018 Baja California cerrará con déficit financiero de 2.2%. Por otra parte, Moody´s en su reporte de septiembre de 2018 informó que bajó “las calificaciones del Estado de Baja California a B1/Baa2.mx de Ba3/A3.mx y mantiene la perspectiva negativa”. De acuerdo con Moody´s, la nota significa que se juzga al sujeto en grado especulativo y alto riesgo crediticio, además de tener la calidad de crédito en general, pobre. Además la agencia enfatizó que “el Estado continuará enfrentando dificultades para corregir su déficit estructural, que genera déficits financieros de alrededor de 5-6% de los ingresos totales en 2018 y 2019. Esto, probablemente provocará una mayor dependencia en la deuda de corto plazo y el continuo debilitamiento de los niveles de liquidez”. Por lo anterior, se ratifica que la actual administración es un devorador de recursos, por lo que seguramente continuará la misma tónica en el ejercicio de dinero público ya que se tiene un Congreso que ha faltado a una de sus principales tareas, la responsable fiscalización del gobierno.