Lunes, 24 de Junio de 2019 11:09 a.m.

Redes Sociales

Tras financiamiento para planta de Rosarito, Consolidated Water va por mayor expansión

Compartir:

Por Oscar Tafoya @oscartafoya “Estamos enfocados en cerrar la fase de desarrollo del proyecto en Rosarito, así como en expandir nuestros negocios a nuevos mercados y líneas de productos complementarios. Esto incluye evaluar activamente los objetivos de adquisición en América del Norte que ampliarían nuestra huella geográfica y diversificarían nuestros flujos de ingresos”, dijo Rick McTaggart presidente de Consolidated Water durante una conversación telefónica con inversionistas del proyecto. A través del portal Seeking Alpha, el directivo habló el 10 de mayo con accionistas que impulsan el proyecto en Baja California, donde les informó sobre la aprobación de los créditos revolventes que el Congreso de Baja California aprobó, los cuales aseguran los pagos del proyecto durante los próximos 37 años. “El Congreso del Estado de Baja California renovó autorizaciones clave, que fueron requeridas para el proyecto sin pasar por el decreto número 335. Este decreto le permite al Estado obtener la facilidad de crédito revolvente que necesita para asegurar los pagos del proyecto durante el periodo de operación de 37 años. Esto significa que ahora podemos proceder a varios pasos importantes antes de comenzar la fase de construcción, incluida la obtención de la deuda restante y los derechos de vía del acueducto”, enfatizó Rick McTaggart. Asimismo, el presidente de Consolidated Water, empresa propietaria de NSC Agua y Aguas de Rosarito, recordó que para la planta desalinizadora de Rosarito hubo dos buenas noticias: En primer lugar, un importante prestamista nos informó que el comité de crédito había aprobado un financiamiento de deuda para el proyecto. “Esto representa una parte sustancial de la financiación necesaria para completar la primera fase y la compañía espera que el resto siga de acuerdo con lo programado”, puntualizó el directivo. El segundo, “el gobierno estatal obtuvo dos permisos críticos para el proyecto. Uno para la extracción del agua de mar para suministrar el proceso de desalinización y el segundo permiso para la descarga del agua de mar concentrada, que es un subproducto del proceso de desalinización”, dijo el representante de la transnacional. El directivo agregó que “la preparación de los estudios ambientales, las consultas públicas y las solicitudes de permisos que era nuestra responsabilidad ha sido un proceso de varios años”. En ese sentido, recordamos que Jaime Bonilla, desde que era diputado federal por allá del 2014, era el encargado de gestionar reuniones para sacar adelante el proyecto. Esto ya ha sido documentado por Monitor Económico. (Para cualquier duda, solicitar en redes sociales los documentos que sostienen la información). Cabe recordar que la planta consta de dos fases, la primera producirá 50 millones de galones diarios de agua, mientras que la segunda alcanzará los 100 millones de galones. Por último, Rick McTaggart dio a conocer que “actualmente somos dueños del 100% de la compañía de desarrollo de proyectos, hemos celebrado acuerdos con nuestros socios potenciales de capital a través de los cuales retendremos al menos el 25% de propiedad y la compañía del proyecto al cierre de estos acuerdos. Además, retendremos el 50% de la posición de propiedad en el operador del contrato para el proyecto. La necesidad de agua potable adicional se ha incrementado significativamente en los últimos tres años, con el rápido crecimiento de las ciudades costeras de Baja California que se vuelven muy dependientes del río Colorado y el envejecimiento de los acueductos desde el río hasta la región costera cruza varias zonas sísmicas”.