Viernes, 19 de Julio de 2019 12:58 a.m.

Redes Sociales

Morena y el Arca de Gansonoé

Compartir:

Por Gonzalo Llamas Bañuelos Desde las alturas el creador observó y se dio cuenta de la destrucción del tejido social, la violencia, los secuestros, los robos y el narcotráfico se expandían diariamente. La pobreza extrema, la desigualdad y marginación eran dificultades que se estaban multiplicando sobre la faz de México. La maldad crecía entre la clase gobernante; era tanta la corrupción que, a los ojos de Dios veía que este país estaba arruinado, por lo que decidió destruir esa generación. Uno de sus habitantes era un hombre justo llamado “Ganso Noé”. “hombre justiciero y recto entre sus contemporáneos” y decidió advertirle para que se salvara con su familia. Dios le dijo a “Ganso Noé” que construyera una embarcación, y que llevara con él a su esposa y a sus hijos. Además, así podría salvar a todos los que creyeran en la existencia de un ser supremo al cual deberían adorar y obedecer, corrigiendo en su caso aquellas conductas impropias y contrarias a las leyes de dios. Era tanta la perversión y los pecados imperantes, que muchas personas hicieron caso omiso de las advertencias del castigo que les vendría en caso de desobedecer a dios y persistir. Dios le recomendó que tenía que llevar de cierto tipo de animales, hembra y macho, y en distinta cantidad: una sola pareja de cada animal para preservar la especie y para suministrarles alimentos, le dijo que tomara y almacenara la comida necesaria. El período que “Ganso Noé” tuvo para la construcción del arca fueron 18 años, tiempo que le permitió recorrer todo el territorio predicando la necesidad de un cambio, que era necesaria una 4ta transformación para crear una nueva vida que había quebrantado el modelo neoliberal, tratando de convencer a pecadores para que lo siguieranal paraíso terrenal y que al final su alma se iría al cielo. Él deseaba purificar el alma de las ovejas descarriadas, exclamaba la necesidad de un cambio, para redimir y transformar almas pecadoras de las garras del “fuego eterno”. En esos recorridos se encontró a “Lord Boñiga” sujeto cruel y despiadado que fingió ser un hombre bueno. Fue tan hábil con la simulación que se le metió tanto a “Ganso Noé” que se convirtió en su ayudante, consejero y“mecenas” en la construcción del ARCA. “Lord Boñiga” regenteaba a una pandilla de secuaces, que se dedicaban a realizar negocios de dudosa procedencia, pero también eran aficionados a las orgías, eran pecadores despiadados, que habían hecho muy buen equipo con el mecenas. Eran tan perversos, que el día menos pensado, a escondidas incorporó a su equipo al “diablo”, un carpintero experto en la construcción de fraudes, para apoyar en la edificación del ARCA, pero como el diablo es muy astuto logró meter a la nave, sin que Ganso Noé se diera cuenta, a una serie de animales grandes y pequeños. Dentro de los grandes subieron elefantes, vacas, jirafas, aves de todo tipo, de rapiña y hasta ponedoras, pero no faltaron todo tipo de alimañas, por supuesto víboras ponzoñosas, arañas, camaleones, tepocatas, ratas, sapos, culebras, chapulines, animales rastreros y hasta sabandijas. Al darse cuenta de esta nueva incorporación Ganso Noé enojado les dijo, “cerdos, marranos, vacas y burros” pronto habrá una rebelión en el ARCA. Y así ocurrió, el día menos pensado se dejó venir el diluvio, que duró 40 noches y 40 días, tiempo que aprovechó la pandilla de Lord Boñiga para empezar a tirar al mar a todos aquellos animales buenos que no eran venenosos y en su lugar, para mantener el equilibrio de la embarcación trepó a 40 borregos capitaneados por una especie en extinción llamada “chumoltrufia Sánchez”(así como decía una cosa decía otra) procedentes de una región tricolor y que incorporaron también a un raudal de ratones que eran capitaneados por un tal “Panchito” que nadaban infructuosamente para salvar la vida en el mar extremadamente revuelto. Una vez a salvo los borregos y los ratones se dedicaron a injuriar a los animales buenos para que “Lord Boñiga” los lanzara al mar. Contrario a lo que comúnmente sucede cuando el barco se está hundiendo los primeros que saltan al mar son los ratones, pero esta ocasión no fue así pues se subieron al ARCA y de allí nadie los movería. Tan mala suerte tuvo Lord Boñiga su pandilla y el diablo, que, en el momento de lanzar al mar a los animales buenos, con la iluminación de un sol radiante encontraron otra nave y salvaron la vida para envidia de estos rufianes. Mientras tanto, el patriarca fingió no haber visto nada, se hizo de la vista gorda, él ya había cumplido su cometido con Dios, había logrado preservar a las especies de animales que vendrían a poblar de nueva cuenta la tierra, así como rescatar a tantas almas pecadoras, pero también se había salvado el diablo, la maldad había ganado también. El diablo había metido la cola y había besado a Lord Bonilla quien encabezaba la maldad, su obstinación por ser el salvador de almas al final terminó vencido por su pandilla y por el mismo diablo. Hoy ha habido una reconciliación social, Ganso Noé está satisfecho, él ya se salvó en la misma barca, ya no le interesa esta región inhóspita, el bien ha triunfado sobre el mal. A pesar de todo, el futuro se presenta incierto para Lord Boñiga y su pandilla. El diablo como es su costumbre los traicionará y venderá. Se espera una lucha intestina por dominar a estas nuevas generaciones de hombres y mujeres que salvaron la vida en el Arca de Ganso Noé. Con el diluvio la tierra se llenó de abrojos y espinas, vamos a ver quiénes serán los que no pisarán estas praderas llenas de tierras fértiles y hombres inocentes. El Arca de MORENA está de nuevo a la deriva y se anuncia un nuevo aluvión y vendrán cosas peores.