Martes, 22 de Octubre de 2019 9:55 a.m.

Redes Sociales

Para que Quede Claro: aliados de ningún proyecto…

Compartir:

Por Edgar Valero No tiene remedio… El deporte nacional de criticar sin bases o simplemente hablar o escribir porque se tiene a la mano un micrófono o una pluma, sigue siendo de lo más entretenido. Para algunos. No se desde cuando sea un pecado ser hijo de alguien famoso o destacado al menos, y me refiero en particular a la oleada de críticas que se fueron encima de Diego Ramírez, el director técnico de la Selección Nacional Sub-20 tras la eliminación que sufrió el equipo en el evento celebrado en Polonia, sumando tres derrotas consecutivas. “Fue la peor actuación de la historia”, “el equipo no jugó a nada y mostró carencias tácticas y técnicas”, “el hijo de Chucho Ramírez fracasa con el Tri en Polonia” y una larguísima serie de expresiones mal fundamentadas o que mezclan de forma inapropiada los hechos. Una de las principales críticas que leí decía que Diego sólo tuvo experiencia dirigiendo a Dorados y que había sido auxiliar técnico de Miguel Herrera. Y si ya vamos aterrizando en el tema de “la experiencia”, el hombre al que más mencionan en todas las crónicas, Chucho Ramírez, su papá, no tuvo ninguna experiencia como Director Técnico profesional antes de llevar al equipo mexicano a ganar el Mundial SUb-17 en Perú hace 15 años. ¿Entonces?… Entonces me queda claro que en vez de analizar qué sucedió, todo se centra en “destripar” al técnico en turno como siempre sucede. Así le fue a Lapuente, a Mejía Barón, al “Chepo” de la Torre, a Enrique Meza, bueno, a todos los que de una forma u otra han estado o estuvieron ligados con alguna selección nacional. Por supuesto que no queremos perder, pero circunscribir el fracaso en un evento internacional a la responsabilidad única del técnico en turno, no es justo y siempre lo he dicho. Lo digo ahora de nuevo. Chucho fue campeón en Perú y cuando fue al Mundial Sub-20 tres años después y ya con el “Chicharito” en sus filas, al que había dejado fuera de la convocatoria de la Sub-17, fue eliminado en los octavos de final por Argentina. Raúl Gutiérrez fue campeón mundial sub-17 y luego subcampeón mundial dos años después y cuando fue como “comandante” de la Selección Nacional Sub-23 a los Juegos Olimpicos de Río, ¿Usted se acuerda en que ronda fue eliminado el equipo nacional? En la primera. Y eso que éramos los campeones defensores del Oro Olímpico de Londres 2012. Y por supuesto que “nos cenamos” a Chucho y al “Potro”, y a la “pájara” Chávez y hasta a gente como Javier Aguirre, dos veces héroe nacional, porque cuando no hay nada para decir que valga la pena y nos resistimos a hacer un análisis justo de lo que sucedió, lo más fácil es darle en la cabeza al Director Técnico en turno, eso mismo le pasó al propio Hugo Sánchez con la preolímpica en 2007 y le costó el cargo de técnico nacional. Luego entonces, ¿qué pueden esperar los demás?… Eso mismo, nuestro tradicional acto de canibalismo, porque cada “fracaso” ensucia la “impecable trayectoria internacional” del Tri, y ensombrece el futuro halagador que se supone, siempre vamos a tener en el concierto mundial. No soy abogado de Diego Ramírez y este joven técnico, el más joven por cierto de los que dirigieron en el Mundial en Polonia, deberá entregar cuentas de lo que sucedió, pero como en otros múltiples casos, no recuerdo haberlo visto jugando en la cancha, por lo que su misión de dirigir pudo haber fallado, pero no era el único que nos estaba representando y este tipo de “escandalitos” no ayuda, no construye… Simplemente, sigue haciendo más densa la atmósfera alrededor de los equipos mexicanos, porque como me dijera alguna vez el gran Cesar Luis Menotti, “la prensa mexicana es aliada de ningún proyecto y detractora de todos los proyectos…” ¿Y sabe qué?… Tiene toda la razón.