Viernes, 7 de Agosto de 2020 2:15 a.m.

Redes Sociales

Pequeñas empresas en EEUU se reinventan para sobrevivir la pandemia

Compartir:

Alexandria, Virginia, julio 14 - Los dueños de pequeñas empresas en Estados Unidos están trabajando en formas de preservar sus compañías, al sentirse cada día la presión de la pandemia del coronavirus que no deja de apretar. La reinvención podría ser la clave. El Congreso aprobó una medida para proveer miles de millones de dólares en paquetes de alivio para mantener a flote a las pequeñas empresas. "Muchas pequeñas empresas todavía están luchando por reabrir, y otras nunca volverán a abrir", dijo Tom Sullivan, vicepresidente de política de pequeñas empresas de la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Los 30 millones de pequeñas empresas en Estados Unidos, la mayoría de las cuales no tienen más de 75 empleados, necesitan reinventarse, dijo Sullivan a la Voz de América (VOA). “Definitivamente hay una nueva normalidad, y no creo que las empresas puedan regresar a la forma en que eran antes del COVID-19”. Markos Panas, fundador de la Compañía Pan y Agua, en Alexandria, Virginia, en las afueras de Washington D.C. sabe esto muy bien. “Cuando el coronavirus abrió la puerta de una patada, fue nadar o ahogarse, y nos dimos cuenta que teníamos que hacer muchos cambios”, agregó. Como muchos pequeños negocios, Pan y Agua perdió por lo menos la mitad de sus ingresos tras la llegada de la pandemia. El número de clientes se redujo rápidamente en la medida que la gente se quedaba en casa. Panas dijo que una donación de 10.000 de CARES le ha ayudado a su panadería permanecer abierta. “Inmediatamente entramos en modalidad de supervivencia”, dijo, “y la pandemia en realidad nos obligó a optimizar el negocio. Antes estábamos tratando de hacer demasiado, y sólo alcanzando nuestro punto de equilibrio como mayoristas, restaurante y panadería”, explicó. Ese empuje de la pandemia significó que “nos volvimos una operación “para llevar” a tiempo completo, con capacidad para procesar órdenes en línea, algo que no habíamos hecho antes”, dijo Panas. También aprendió que menos puede ser más. “Redujimos nuestra oferta de panes y pasteles, e incorporamos una mejor oferta de sandwiches, y nuestros clientes están contentos con los cambios”, agregó. “Y entrenamos al personal a hacer más de un tipo de trabajos”. “Estamos funcionando mejor”, agregó Panas (..) “y haciendo más dinero del que hacíamos antes”. Las empresas que no están haciendo cambios van a tener dificultades para sobrevivir, dijo Joe Shamess, un ex piloto de combate que es codueño de Banderas de Valor, en Ashburn, Virginia. La compañía emplea a veteranos de combate que trabajan adornos de banderas estadounidenses en madera. “Nuestra compañía ha tenido que cambiar la forma en que hacemos negocios”, dijo Shamess. Como Pan y Agua, Banderas de Valor redujo sus ventas minoristas. “Mejoramos nuestra página web, nos enfocamos en ventas en línea, y nos concentramos en hacer banderas más pequeñas, más accesibles para el consumidor promedio”, explicó. “También creamos sets para niños, para que ellos puedan hacer sus propias banderas, y un set de héroes del servicio médico para mostrar apoyo para los millones de trabajadores de la salud que están ayudando a combatir la pandemia”, dijo Shamess. Las clínicas de emergencias pediátricas Luz Nocturna en Houston, Texas, decidieron que el mejor camino a seguir era virtual. “Las ocho clínicas están en centros comerciales, así que de cierta forma funcionamos con una tienda minorista y queríamos ser super accesibles”, dijo Zawadi Bryant, la gerente de las clínicas. “Aunque teníamos la capacidad de empezar a hacer telemedicina, no había mucho interés en ello”. Luego llegó el coronavirus, “que causó una caída en el número de niños que estaban atendiendo”. “Ahí fue cuando la gente captó la idea de la telemedicina y el negocio empezó a levantarse”, dijo Bryant. “Entrenamos al personal para hacerlo y casi todos los pacientes se volvieron virtuales”. Los padres de los pacientes apreciaron lo conveniente de la telemedicina y se sienten cómodos interactuando remotamente con los doctores. Ella cree que en el futuro las clínicas combinarán una mezcla de consultas presenciales y telemedicina. Tuvimos que hacer una remodelación complete y entrenar a nuestro personal practicamente de noche a la mañana en cómo hacer teleterapias, que es algo que nunca habíamos hecho antes”, dijo Melissa Bercier, la presidente de la compañía. “Yo estaba incómoda con que algunos terapeuta no revelaran mucha información personal de nosotros”, dijo. “Y de pronto tenemos a pacientes mirándonos durante una teleconsulta en nuestras casas”. La movida al internet ayudó a las clínicas a retener a la mayoría de sus pacientes, dijo Bercier, “porque se sentían más cómodos en sus propios ambientes de sus casas y no tenían que salir a la calle”. A largo plazo, “queremos continuar con terapias en línea y cara a cara”, dijo Bercier. Panas, de la Compañía Pan y Agua dijo que “es un reto dejar ir aquello a lo que estás acostumbrado, pero ahora es el momento perfecto para reimaginarse lo que uno puede hacer”.