Viernes, 7 de Agosto de 2020 2:05 a.m.

Redes Sociales

Hospital General de Tijuana rebasado y con desabasto de medicinas, alertó Médicos sin Fronteras

Compartir:

Por Armando Nieblas RadarBC La pandemia del COVID-19 que en la ciudad de Tijuana tocó su punto más alto entre los meses de abril y mayo, provocó que el Hospital General se encontrara desbordado y sin la capacidad de atender a tantos pacientes contagiados, reconocieron integrantes de la asociación Médicos sin Frontera que intervinieron en esa ciudad. Según datos de la Secretaría de Salud, el municipio de Tijuana registró entre el 21 de abril y el 25 de mayo un total de mil 368 contagios y 411 fallecimientos a causa de COVID-19, ubicándose como una de las ciudades con más incidencia a nivel nacional. Debido a eso, la asociación Médicos sin Frontera decidió realizar una intervención en la ciudad con el propósito de apoyar en la atención de pacientes contagiados y despresurizar al Hospital General. Entrevistado al respecto, Jonathan Prieto, integrante de la agrupación, mencionó que su intervención se llevó a cabo entre el 6 de mayo y el 30 de junio, para lo cual estuvieron atendiendo pacientes de tipo moderado en la Unidad Auxiliar instalada en el estadio de los Zonkeys, la cual cuenta con 50 camas. Detalló que los pacientes estaban en promedio 7 días, periodo en el que recibían medicamento y oxígeno, hasta que finalmente eran dados de alta. Jonathan comentó que la decisión de acudir a Baja California se tomó porque la Entidad era una de las 3 con mayor cantidad de contagios y en comparación con la Ciudad de México y el Estado de México, tiene menor capacidad hospitalaria. Dijo que el mayor problema se encontraba en el Hospital General de Tijuana, el cual se encontraba rebasado, por lo cual era necesario apoyarlo. “El hospital general si se encontraba desbordado, es decir si nosotros veíamos el número de camas censables y el número de camas no censables con las que ellos contaban, versus la cantidad de pacientes que había en esos momentos, sí que estaban desbordados, había muchísima gente en el área de urgencias”, indicó. Agregó que el hospital estaba haciendo un esfuerzo para abastecer a las personas con medicamentos y oxígeno que se encontraban en el área de urgencias, pero no eran las condiciones óptimas, por eso decidieron realizar la intervención. Durante su intervención, Médicos sin Fronteras atendió a 134 pacientes, de los cuales 118 se recuperaron y otros 16 tuvieron que ser reenviados al Hospital General debido a diversas complicaciones. Jonathan Prieto consideró que la movilidad entre ambos países impactó en el número de contagios en Tijuana, aunque esto disminuyó cuando se limitó el número de cruces en la frontera. “Encontramos lo que esperábamos encontrar en Tijuana, fue justamente lo que esperábamos; era el panorama que se estaba perfilando para Baja California y lo vimos en el sufrimiento en las personas”, expresó. Jonathan narró que una de las principales particularidades que observó en Tijuana, es la gran cantidad de equipo de protección que utiliza el personal médico, lo cual no es recomendable, ya que entre más artículos, aumenta el riesgo de contagio. Por ejemplo, explicó que basta con utilizar careta y cubrebocas, sin necesidad de utilizar también lentes, o que es suficiente un par de guantes, ya que al momento de quitarse todo, hay un riesgo de contagio. “El uso de equipo sencillo reduce riesgo de contaminación y trabajar más cómodo”, finalizó.