Sábado, 28 de Marzo de 2020 11:05 p.m.

Redes Sociales

Alemania aprueba plan económico contra las consecuencias del coronavirus

Compartir:

Berlín, Alemania, marzo 23.- Alemania, la mayor economía europea, decidió suspender las restricciones constitucionales al endeudamiento, según indicó el ministro de Finanzas, Olaf Scholz en una conferencia de prensa en Berlín este lunes. "Estamos mostrando desde el inicio que lucharemos con todas nuestras fuerzas contra esta crisis ocupándonos de las cuestiones sanitarias para nuestros ciudadanos o de la actividad económica en el país", dijo Scholz. "Vamos a hacer todo lo necesario para defender a las empresas y los empleos", subarayó Scholz. En una reunión extraordinaria -y con la participación remota de la canciller Angela Merkel, que estaba en cuarentena antes de dar negativo por COVID-19 en el primer test- el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas por cientos de miles de millones de euros, inédito desde la Segunda Guerra Mundial, para atenuar la contracción económica que, prevé, rondará el 5% debido a la pandemia del nuevo coronavirus. Este paquete prevé ayudas masivas a las empresas y los asalariados, por los cuales Alemania va a contraer nuevas deudas por 156.000 millones de euros, según el texto aprobado por el consejo de ministros y que debe ser avalado por el Parlamento esta semana. El Ministerio de Finanzas prevé un gasto de 122.500 millones en medidas de apoyo al sistema sanitario y a la estructura económica del país, así como una caída de la recaudación de 33.500 millones de euros. En el ámbito económico, el grueso del gasto irá destinado al fondo de rescate para autónomos sin empleados y empresas de hasta diez trabajadores, que finalmente tendrá una dotación de hasta 50.000 millones de euros. Una caída en la economía del 5% Durante la rueda de prensa, el ministro de Economía, Peter Altmaier, dijo que se prevé para 2020 una contracción económica de alrededor del 5% por el impacto de la pandemia. "Esperamos un descenso de la actividad económica (este año) y será al menos tan alta como en 2008-2009" cuando el Producto Interior Bruto alemán disminuyó un 5%, dijo el ministro. Antes de la crisis, el gobierno esperaba un crecimiento del PIB del 1,1% para este año. Es la primera vez desde 2013 que Alemania, que es uno de los países de Europa más ortodoxos en materia presupuestaria, debe recurrir al endeudamiento para cerrar su presupuesto federal, tanto para financiar medidas de apoyo como para compensar una disminución de los ingresos fiscales. Desde ese año ha acumulado superávits presupuestarios y siempre se ha fijado como norma política el "déficit cero", algo a menudo criticado por sus socios, que le acusaban de frenar el crecimiento económico con su rigor presupuestario. Ayudas a las grandes empresas La mayor parte de la dotación presupuestaria de 822.000 millones de euros para el plan de rescate tiene por objeto garantizar la supervivencia de las grandes empresas del país, muy exportadoras, y, en consecuencia, debilitadas por la crisis. También se trata de impedir que caigan en las garras de los inversores extranjeros. Altmaier advirtió contra las "ventas en serie" de las joyas nacionales. El gobierno contempla un fondo de ayuda de hasta 600.000 millones de euros, a través del cual el Estado podrá garantizar sus créditos, y para las que corren el riesgo de quiebra, comprar participaciones en su capital. Los sectores del turismo, servicios a las empresas o el transporte podrían ser los primeros en beneficiarse. La compañía aérea Lufthansa, que en la actualidad tiene la mayoría de los aviones en tierra, es uno de los posibles candidatos a la seminacionalización. El operador TUI, número uno en el mundo del turismo, ya pidió ayuda del Estado. Otras ayudas a empresas pequeñas El gobierno quiere gastar un paquete de 50.000 millones de euros en ayudas directas a las pequeñas empresas o a los trabajadores independientes, como fotógrafos, artistas, fisioterapeutas incapaces de ejercer su oficio debido a las medidas de confinamiento. Recibirán una ayuda individual de 9.000 a 15.000 euros por tres meses, pero deben demostrar que su problema de liquidez se debe a la crisis. Algunas regiones alemanas permitirán también a sus empresas diferir el pago de sus impuestos. Alemania también financiará una seria de medidas sociales, como el aplazamiento del pago de alquileres o una flexibilización del recurso del desempleo parcial que debería llegar a más de 2 millones de personas, según las últimas proyecciones, es decir, mucho más que 1,4 millones durante la crisis de 2008-2009. Finalmente, el Estado destinará este año 10.000 millones de euros adicionales al sistema de salud, en particular para ayudar a los hospitales a adquirir nuevas camas con respiración asistida. Aprobación del Bundestag El suplemento presupuestario precisa de la suspensión temporal de la provisión constitucional denominada "freno de la deuda", que prohíbe al Gobierno federal endeudarse más del equivalente al 0,35% del producto interior bruto (PIB). El Consejo de Ministros aprobó la decisión de suspenderlo, alegando la situación de excepción que supone esta pandemia, pero debe ser el Bundestag (cámara baja) el que este miércoles ratifique la medida, algo que en principio es tan sólo un trámite.