Sábado, 31 de Octubre de 2020 1:07 p.m.

Redes Sociales

San Diego habría perdido 300 mdd en ingresos fiscales por pandemia

Compartir:

Por David Garrick San Diego, California, septiembre 18 (San Diego Union Tribune).- La pandemia de COVID-19 le costará a San Diego unos 300 millones de dólares en ingresos fiscales para el próximo verano, incluyendo 48 millones de dólares en pérdidas de impuestos de hoteles adicionales a las estimaciones previas, según las proyecciones que los funcionarios de la ciudad dieron a conocer el miércoles. Pero los funcionarios de finanzas de la ciudad dijeron que es demasiado pronto para discutir recortes presupuestarios de emergencia porque los déficits proyectados podrían reducirse, gracias a los esfuerzos de recorte de gastos y a la posibilidad de un paquete de estímulo federal adicional. San Diego usó 248 millones de dólares en dinero de alivio federal la primavera pasada para cerrar las brechas proyectadas en el presupuesto del fondo general de 1.6 mil millones de dólares que el Consejo de la Ciudad adoptó para el año fiscal que comenzó el 1 de julio. Los funcionarios de la ciudad esperaban que los viajes en grupo y las convenciones revivieran en noviembre cuando se adoptó ese presupuesto, pero ahora estiman que la revitalización se retrasará hasta por lo menos marzo. Ese cambio es la fuente principal de los 48 millones de dólares adicionales proyectados en el impuesto hotelero, que formalmente se llama el impuesto de ocupación transitoria. “Los números son muy, muy aleccionadores, y es desafortunado que estemos en esta posición”, dijo el concejal Chris Cate. La mayor parte de la pérdida de 300 millones de dólares proyectada en ingresos fiscales proviene de la disminución del impuesto sobre las ventas de 55 millones de dólares y la disminución del impuesto hotelero de 220 millones de dólares. El resto son pérdidas por impuestos a la propiedad, cuotas de franquicia, impuesto a la gasolina, concesiones, arrendamientos de la ciudad y multas por estacionamiento. De las pérdidas de impuestos hoteleros, 70 millones de dólares fueron durante el año fiscal que terminó el 30 de junio y se proyectan 150 millones de dólares durante el año fiscal en curso. Desde que comenzó la pandemia, los funcionarios de la ciudad han revisado las proyecciones de los impuestos hoteleros para este año fiscal a la baja, de 270 millones de dólares a 120 millones de dólares, una disminución del 55 por ciento. Los funcionarios de la ciudad dijeron que esas cifras se basan en un estimado de 380 mil menos reservaciones de hotel. Además, las tarifas de las habitaciones han bajado significativamente debido a la disminución de la demanda. Aunque los funcionarios esperaban que la demanda se reactivara el próximo mes de marzo gracias al regreso de las convenciones, siguen proyectando que los ingresos por impuestos hoteleros serán solo el 60 por ciento de lo que fueron durante el mismo período en 2019. Como nota positiva, la ciudad recibió recientemente 12 millones de dólares adicionales en fondos de ayuda federal. Matt Vespi, el director financiero de la ciudad, dijo que el dinero federal es una de las muchas razones por las que es prematuro discutir recortes presupuestarios de emergencia. “Hay muchas partes móviles que deben ser consideradas antes de que podamos tener una discusión sobre los ajustes presupuestarios y sobre las medidas de mitigación que vamos a tomar”, dijo. La ciudad congeló nuevas contrataciones e implementó otras medidas para reducir costos. Además, a principios del nuevo año fiscal no está claro qué ocurrirá con otras fuentes de ingresos de la ciudad entre ahora y el próximo mes de junio, dijo Vespi. Entre ellos se incluyen los impuestos sobre la propiedad, que se espera que disminuyan ligeramente debido al aumento de la morosidad en una economía débil, y los derechos de franquicia de las compañías de cable y los transportistas de basura. Hasta ahora, durante la pandemia, las tarifas de las compañías de cable han bajado porque más gente cancela su servicio de cable para ahorrar dinero, y las tarifas de los transportistas de basura han subido porque la gente está generando más basura porque están en casa más a menudo. La ciudad ofrece recogida gratuita de basura en casas unifamiliares, pero cobra tarifas por tonelaje a los transportistas de basura comercial que atienden los departamentos, condominios y negocios de la ciudad. Los ingresos han disminuido considerablemente debido a los contratos de arrendamiento, especialmente los que proporcionan a la ciudad una participación en los ingresos, y a las multas por estacionamiento, ya que la mayoría de las normas de estacionamiento de la ciudad están suspendidas desde mediados de marzo hasta el 1 de octubre. Vespi dijo que la ciudad estará en una posición difícil sin ayuda federal adicional. “Vamos a tener que buscar otras soluciones —reducir nuestros gastos, aumentar nuestros ingresos o el uso de las reservas”, dijo Vespi. “Esos son como los tres grandes cubos”. La ciudad tiene un fondo de reserva de emergencia de 205 millones de dólares y algunos fondos de reserva más pequeños para fines específicos, como el pago de demandas y pagos de compensación de trabajadores. Otro posible desafío es que la ciudad se vea obligada a pagar el mantenimiento del centro de convenciones, que podría enfrentar grandes desafíos financieros cuando el acuerdo para albergar a las personas sin hogar allí termine en noviembre.