Miércoles, 3 de Marzo de 2021 7:47 p.m.

Redes Sociales

San Diego duplica programa de apoyo a la renta por COVID-19

Compartir:

Por Phillip Molnar San Diego, California, febrero 9 (San Diego Union-Tribune).- El programa de ayuda al alquiler de San Diego para los inquilinos que perdieron sus empleos a causa del COVID-19 se duplicó hasta alcanzar los 87.9 millones de dólares. El alcalde Todd Gloria anunció que se añadirían unos 45.5 millones de dólares al programa como parte de la Ley 91 del Senado de California, que distribuye los fondos federales para las rentas. La ciudad ya recibió directamente 42.3 millones de dólares como parte de la segunda ley de estímulo del gobierno federal. La ciudad, y su comisión de vivienda, no han decidido cómo se distribuirán los fondos ni cuáles serán los criterios para solicitarlos. El año pasado, San Diego dispuso de un fondo de ayuda a los alquileres más pequeño de 15.1 millones de dólares, que tenía criterios estrictos y pagaba el dinero directamente a los propietarios. Queda por ver si la ciudad mantendrá el mismo programa o lo ampliará debido a los fondos adicionales. “Voy a trabajar para obtener estos dólares de alivio de alquiler para el beneficio de nuestros inquilinos tan pronto como sea posible”, dijo Gloria en un comunicado de prensa. Los fondos de alivio del alquiler solo serán para los residentes de San Diego. La versión anterior del programa recibió casi 5000 solicitudes de personas de otras partes del condado que no eran elegibles. La primera versión del antiguo programa de alivio de alquileres de San Diego fue propuesta por el exconcejal Chris Ward (ahora miembro de la Asamblea Estatal) como un fondo de 61.9 millones de dólares utilizando dinero de la ley federal CARES. Finalmente se redujo a 15.1 millones de dólares, ya que algunos concejales se opusieron a destinar tanto dinero al alquiler. Sin embargo, esta vez es poco probable que se reduzca el total. Tanto las asignaciones del gobierno federal como las del gobierno estatal dicen específicamente que el dinero debe utilizarse para el alquiler. Técnicamente, ambas fuentes de financiación proceden del gobierno federal. Sin embargo, dependía de los estados cómo querían distribuir los fondos federales, lo que llevó a los legisladores de Sacramento a aprobar el proyecto de ley estatal 91 del Senado a finales de enero para asegurarse de que 2600 millones de dólares se destinen directamente al alquiler. La ciudad recibió la primera suma global directamente de la segunda ley de estímulo del Congreso, firmada en diciembre. Como parte del proyecto de ley del Senado, los inquilinos de California no podrán ser desalojados por falta de pago de la renta relacionada con el COVID-19 hasta julio. El Ayuntamiento de San Diego también aprobó protecciones la semana pasada, como parte de una declaración de emergencia, para las pequeñas empresas, que no estaban cubiertas por la acción estatal. Las pequeñas empresas de San Diego no pueden ser desalojadas por falta de pago de la renta relacionada con la COVID-19 hasta el 30 de junio, o 60 días después de que se levante la declaración de emergencia de la ciudad, lo que ocurra primero. Las protecciones se limitan a las empresas con 100 o menos empleados antes de la pandemia, y con ingresos fiscales inferiores a 3 millones de dólares. Los inquilinos de viviendas y empresas deben pagar los alquileres atrasados y demostrar que la pérdida de ingresos está relacionada con el coronavirus, ya sea por pérdida de trabajo o por facturas médicas. La acumulación de alquileres atrasados por parte de los inquilinos residenciales ha sido motivo de especial preocupación para los economistas y algunos legisladores. El proyecto de ley 91 del Senado aborda parcialmente esta cuestión, limitando la posibilidad de que los propietarios vendan cualquier deuda para el pago de alquileres atrasados durante la pandemia, lo que al menos evita que algunos inquilinos sufran un gran impacto en sus informes crediticios si no pueden pagarlos todos. El anterior programa de alquileres de San Diego permitía a los inquilinos obtener hasta 4000 dólares en concepto de ayuda al alquiler —pagada directamente a los propietarios—, pero los hogares debían ganar el 60 por ciento o menos de los ingresos medios del condado, unos 92 700 dólares al año, antes de la llegada del virus. Eso suponía unos 69 300 dólares para una familia de cuatro miembros. Aunque no se ha establecido cómo funcionará el nuevo programa, los inquilinos y propietarios pueden inscribirse para recibir información y actualizaciones de la ciudad a través de su sitio web en https://www.sdhc.org/housing-opportunities/help-with-your-rent/covid-19-rental-assistance/. La información está disponible en inglés, español, árabe y tagalo.