Sábado, 18 de Septiembre de 2021 9:48 p.m.

Redes Sociales

San Diego distribuirá 650 millones de dólares en ayudas federales por pandemia

Compartir:

Por Deborah Sullivan Brennan San Diego, California, junio 7 (San Diego Union-Tribune) Los supervisores del condado de San Diego repartirán el martes cerca de 650 millones de dólares en ayuda federal para el COVID-19, con las mayores partes propuestas para la respuesta a la pandemia, los servicios para los sin techo y la ayuda a las empresas. “Es una oportunidad para que hagamos inversiones estratégicas que puedan sentar las bases para una recuperación exitosa del COVID”, dijo el presidente de la Junta de Supervisores, Nathan Fletcher. “Estoy deseando debatir y escuchar las ideas de mis colegas”. En marzo, el presidente Joe Biden firmó la Ley del Plan de Rescate Americano, el proyecto de ley de ayuda federal de 1.9 billones de dólares que incluía pagos directos a los estadounidenses, miles de millones para la vacunación contra la COVID-19 y financiación a los gobiernos locales para ayudar a las comunidades a recuperarse de la pandemia. El martes, la Junta de Supervisores estudiará un plan de gastos para su parte del dinero. La mitad de la ayuda federal estará disponible este año, y el condado recibirá el resto la próxima primavera. El proyecto de plan propuesto por el personal del condado asignaría casi la mitad del total, o 307.5 millones de dólares, al pago de la respuesta a la pandemia, incluyendo las pruebas de COVID-19, el rastreo, el tratamiento y los esfuerzos de vacunación. De esa cantidad, 232.5 millones de dólares cubrirían los gastos anteriores y los que se produzcan hasta septiembre. Otros 75 millones de dólares se reservarían para la respuesta a la pandemia después de ese momento. La siguiente parte más importante de la financiación, 85 millones de dólares, se destinaría a los servicios para personas sin hogar, según el proyecto de plan. Las pequeñas empresas podrían recibir 50 millones de dólares para ayudarlas a recuperarse de más de un año de cierres intermitentes y reducción de ingresos. Los programas de infraestructuras podrían recibir 46 millones y los servicios de salud mental 30 millones. Y 40 millones de dólares se destinan provisionalmente a la “paga extra” de los trabajadores del condado, con 36 millones para cubrir la paga de riesgo de los empleados que tuvieron que trabajar en persona durante la pandemia y otros 4 millones propuestos para los gastos de teletrabajo de los trabajadores a distancia. En una reunión anterior, la junta elaboró una lista de categorías para el gasto de COVID-19 y propuso cantidades para cada sección o “bloque”. A continuación, los miembros de la junta presentaron sus propias prioridades para el dinero de ayuda, y el funcionario administrativo del condado recopiló una propuesta basada en esas sugerencias. En algunos casos, sin embargo, las listas de deseos de los supervisores para determinados bloques de financiación totalizaron más de la cantidad original reservada para ese uso, por lo que la junta tendrá que negociar esas diferencias para reducir el gasto. “Algunos presentaron cifras muy superiores a esa partida, por lo que no podríamos hacerlo”, dijo Fletcher. “Obviamente, no vamos a poder hacer todo lo que todos quieren”. Por ejemplo, dentro de la categoría de servicios para personas sin hogar, los supervisores pidieron varias iniciativas, entre ellas vales de vivienda, subsidios de alquiler, refugios de emergencia, viviendas asequibles y asistencia para la vivienda LGBTQ. Sus propuestas totales para esa categoría ascendieron a 155 millones de dólares, casi el doble de los 85 millones de dólares de ayuda federal que habían acordado destinar a los sin techo. En la categoría de servicios para personas mayores y jóvenes, la junta asignó previamente 10 millones de dólares. Pero sus peticiones combinadas, que incluyen el transporte gratuito de jóvenes, el apoyo a los jóvenes en régimen de acogida, las subvenciones para campamentos y deportes juveniles y la ayuda para el entierro, ascendieron a más de siete veces esa cantidad, a 71.5 millones de dólares. La junta también había acordado destinar 10 millones de dólares a la ayuda para el cuidado de los niños, pero las propuestas específicas para esa categoría, que incluyen subvenciones para el cuidado de los niños, vales, inversión en mano de obra y mejoras en las instalaciones, ascendieron a 75 millones de dólares. La junta también debatirá probablemente los planes para conceder una paga por riesgo a los empleados del condado que trabajen en persona durante la pandemia. Los dos supervisores republicanos, Joel Anderson y Jim Desmond, han dicho que no están a favor del pago por riesgo. “Estos son los dólares de los contribuyentes, y creo que debe ser devuelto a las personas que fueron más afectadas por la pandemia”, dijo Desmond. Desmond anunció por separado propuestas para gastar la ayuda del COVID-19 en un programa de comidas en restaurantes, ayuda para el alquiler de los primeros en responder y subvenciones para deportes juveniles. Dijo que las empresas, los jóvenes y la salud mental son sus principales prioridades para la ayuda federal, pero dijo que espera que se apruebe el pago por riesgo. Anderson dijo que los trabajadores del condado no deberían recibir el pago por riesgo; la ayuda debería ir primero a los habitantes de San Diego que perdieron sus empleos o los ingresos de sus negocios a causa de la pandemia. La junta “no debería pagar primas de riesgo a personas cuyo salario medio y beneficios superan los 125 mil dólares, y ni un solo empleado perdió su trabajo a diferencia de 100 mil sandieguinos”, dijo Anderson en un correo electrónico. Aunque aprecia las contribuciones de los empleados del condado durante la pandemia, dijo, su posición sobre la prima de riesgo es “no solo no, sino que es un no rotundo”. Fletcher señaló que necesita cuatro votos para iniciar el pago de peligro inmediatamente como un ajuste presupuestario a mediados de año, pero podría pasar con solo tres votos como parte del presupuesto 2021-22, que se espera que la junta apruebe a finales de este mes.