Sábado, 18 de Septiembre de 2021 10:28 p.m.

Redes Sociales

San Diego alcanza punto clave: inmunidad de rebaño

Compartir:

Por Paul Sisson San Diego, California, junio 17 (San Diego Union-Tribune).- Los trabajadores estatales llegaron al Palomar Medical Center Escondido para empezar a retirar las camas, los ventiladores y otros equipos que llenaron dos plantas del hospital desde abril de 2020, cuando parecía que California podría sufrir la misma oleada mortal que Nueva York. Lo que comenzó en la víspera del 15 de junio, el día en que la mayoría de las restricciones de la pandemia terminan, el desmantelamiento de la estación médica federal en Palomar es la última señal de recuperación. Retirar ese equipo y llevarlo en camiones a los almacenes de Sacramento es una clara señal de confianza de la Oficina de Servicios de Emergencia de California de que no es probable que se necesite pronto. Esta primavera, señaló Mel Russell, jefe de enfermería de Palomar, el plan era mantener el equipo en su lugar hasta finales de año. “Es bueno saber que quieren sacar el material de allí un poco antes”, dijo Russell. “Estamos volviendo a la normalidad, y esto es solo otra señal de ello, creo”. Es el éxito creciente de la campaña de vacunación de California lo que proporciona la confianza de que el estado ya no está sobre la cuerda floja de COVID-19. Según el tablero de la vacuna estatal, alrededor del 66 por ciento de los residentes mayores de 12 años recibieron al menos una dosis, y el gobernador Gavin Newsom dijo que el estado ha superado el umbral del 70 por ciento de todos los adultos establecido por el presidente Joe Biden. El condado de San Diego va aún mejor. El sábado, el medidor de la vacuna en la región superó los 2.1 millones, una cifra que se dice que representa el 75 por ciento de los 2.8 millones de residentes del condado de San Diego mayores de 12 años. Este es el umbral de inmunidad de rebaño local que se dice que representa un punto en el que el virus tendrá dificultades para propagarse muy lejos o muy rápidamente. Llegar a esa marca antes del 4 de julio ha sido uno de los objetivos principales de la campaña de vacunación masiva que ha cautivado a la comunidad durante casi seis meses. El doctor Robert Chip Schooley, experto en enfermedades infecciosas de la UC San Diego Health, dijo que el público debería celebrar el momento y recordar que los umbrales de inmunidad de grupo son aproximados y no dicen mucho sobre el riesgo de permanecer sin vacunar. Especialmente con las nuevas variantes, incluido el tipo delta que se detectó por primera vez en la India, sigue habiendo un riesgo considerable para quienes aún no se han vacunado. “No ocurre nada por arte de magia al 75 por ciento que no estuviera ya bien encaminado al 73 por ciento o al 65 por ciento”, dijo Schooley. “Estamos viendo una mejora continua en el control del virus a medida que más y más personas se vacunan”. “Pero uno de los peligros que tenemos al decir ‘estamos al 75 por ciento’ es que dejaremos de avanzar. Vamos a seguir viendo casos a un ritmo relativamente rápido en personas que no están vacunadas”. El inmunólogo y biólogo molecular del Scripps Research, Kristian Andersen, una de las principales voces mundiales sobre el peligro potencial de las variantes del coronavirus, podría tener una de las perspectivas más conservadoras sobre los planes de reapertura del martes. Su laboratorio está íntimamente involucrado en el trabajo de secuenciación genética que es necesario para identificar la presencia de variantes, proporcionando un asiento de primera fila mientras la vacunación aceleraba las mutaciones durante el invierno y la primavera. Durante un tiempo, no estaba claro que el ritmo de inoculación pudiera aumentar más rápido de lo que los nuevos tipos virales, más transmisibles, podían extenderse. Pero Andersen dijo en un correo electrónico el lunes que apoya los planes de reapertura. La vigilancia continua de la variante delta seguirá siendo fundamental, pero los porcentajes de vacunación son ahora lo suficientemente grandes, dijo, para que los planes de reapertura sean razonables. “No creo que la variante delta sea demasiado problemática, al menos a corto plazo”, dijo Andersen. “Es muy probable que la veamos aumentar hasta casi dominar en San Diego en los próximos meses, pero no espero que provoque un aumento pronunciado del número de casos y hospitalizaciones, todo ello gracias a nuestros enormes esfuerzos de vacunación”. No hace mucho tiempo, muchos se preocupaban de que las variantes superaran el ritmo de la vacunación, prolongando la oleada de vacaciones que obligó a los hospitales del sur de California a ampliar frenéticamente sus unidades de cuidados intensivos. En Palomar, sin embargo, los beneficios de la vacunación parecen haber llegado a tiempo. Aunque las plantas 10ª y 11ª del hospital, anteriormente vacías, estaban preparadas para recibir hordas de pacientes con COVID-19, sólo 188 fueron atendidos en la 10ª desde el 24 de diciembre de 2020 hasta el 2 de marzo de 2021. El número de pacientes atendidos en un día determinado nunca superó los 22. Pero la experiencia de trabajar con el Estado para poner en marcha el centro servirá para que el coronavirus no acabe con nosotros todavía, dijo Ryan Fearn-Gómez, gerente de operaciones y mejoras clínicas de Palomar. “Si hubiera otro pico, estaríamos listos para hacerlo de nuevo en un santiamén”, dijo. (Imagen de Charlie Neuman / For The San Diego Union-Tribune)