Domingo, 9 de Mayo de 2021 1:46 a.m.

Redes Sociales

Inflación en San Diego fue de 4.1% anual durante marzo

Compartir:

Por Phillip Molnar San Diego, California, abril 15 (San Diego Union-Tribune).- Los sandieguinos pagaron más por la mayoría de los artículos, desde los alimentos hasta la gasolina, que casi cualquier lugar del país en el año transcurrido desde el inicio del COVID-19, según mostraron las estadísticas federales publicadas. De marzo de 2020 a marzo de 2021, los precios aumentaron un 4.1 por ciento en el área metropolitana de San Diego, dijo el Índice de Precios al Consumidor de la Oficina de Estadísticas Laborales de EUA. Eso supera el promedio nacional de 2.6 por ciento y la mayoría de las áreas metropolitanas estudiadas por la oficina. Los aumentos en San Diego se registraron principalmente en la gasolina, los alimentos y la vivienda. Una situación similar se produjo en todo el país, ya que los precios al consumo aumentaron en marzo a su ritmo más rápido en casi nueve años. Los aumentos de la inflación eran esperados por los miembros de la administración Biden, en parte, debido a la demanda reprimida que lleva a un mayor gasto. La oficina publicó los datos de 12 áreas metropolitanas el martes y la única área metropolitana que tuvo un aumento más rápido, con un 4.9 por ciento, fue Tampa. Le siguieron San Diego, Riverside, con un 3.6 por ciento, y Dallas, con un 3.4 por ciento. Es habitual que la inflación sea más alta en San Diego que en gran parte del país. Suele estar relacionada con el costo de la vivienda y, como ocurre en las áreas metropolitanas de California, con el aumento del precio de la gasolina. Dado que San Diego suele estar en la cima, la región pareció subirse a la ola del aumento de la inflación en contraposición a los grandes cambios en la economía local. Alan Gin, economista de la University of San Diego, dijo que una de las principales razones por las que la gasolina subió tanto en un año fue lo mucho que bajó la demanda (junto con los precios) el pasado mes de marzo, cuando comenzó la pandemia en Estados Unidos. “Más bien tiene que ver, en los últimos meses, con la reactivación de la economía”, dijo. “Durante un tiempo, el precio de la gasolina se desplomó porque la gente conducía menos y había menos demanda”. Muchos economistas han advertido sobre el crecimiento de la inflación debido a los billones de dólares de dinero de estímulo por COVID-19 que las administraciones de Biden y Trump impulsaron en la economía. Gin dijo que está claro que la inflación está aumentando —está funcionando en un 3.2 por ciento en San Diego cuando se restan los alimentos y la energía—, pero dijo que el aumento de la inflación podría ser más una señal de la mejora de la economía. “Se podría argumentar que el estímulo hizo que los precios subieran”, dijo, “pero yo pensaría que es mejor que la economía sea impulsada y que el empleo vuelva a ser una contrapartida de los precios más altos”. La oficina publica información sobre las áreas metropolitanas en diferentes calendarios, por lo que no toda la información mensual sale al mismo tiempo. Sin embargo, los datos anuales y semestrales que comparan todas las áreas durante el mismo periodo de tiempo deberían publicarse este verano. Gran parte del aumento de los precios en San Diego se produjo en los últimos dos o tres meses. El índice de precios aumentó un 2.4 por ciento de enero a marzo, y la mayoría de las subidas se produjeron en la gasolina y la energía. Así aumentaron los costos en un año en el área metropolitana de San Diego: * Alimentos: Los precios de los alimentos subieron un 4.8 por ciento anual. Esto incluye carne, aves, pescado, huevos, productos de panadería y las bebidas alcohólicas. Algunos expertos citan como razón del aumento la prisa por comer en los restaurantes, que compite con la comida en casa. Otro factor son las interrupciones en la cadena de suministro durante la pandemia que aún no se han recuperado. * Vivienda: El precio de la vivienda subió un 1.8 por ciento, lo que no difiere mucho de otras zonas cubiertas. Por ejemplo, Los Ángeles subió un 1.7 por ciento y San Luis un 2 por ciento. * Ropa: El precio de las prendas de vestir subió un 3.6 por ciento, lo que supone un pequeño repunte tras la caída de las compras al por menor durante la pandemia. * Gasolina: El precio de todos los tipos de gasolina —regular, media y premium— subió un 14.2 por ciento. * Energía: Los combustibles y servicios públicos, que incluyen la energía doméstica, la electricidad y el servicio de gas, subieron un 11.8 por ciento. * La atención médica subió un 3.8 por ciento. * Los precios de los vehículos usados subieron un 8.7 por ciento y los de los nuevos un 5.7 por ciento. * Las matrículas, los gastos por escuela y el cuidado de los niños solo subieron un 1 por ciento, lo que no se corresponde con la tasa de inflación típica del 2 por ciento. La tasa de inflación de San Diego, del 4.1 por ciento en marzo, fue superior a la de años anteriores. En las mismas fechas de 2020 había subido un 1.8 por ciento y en marzo un 2.2 por ciento. En términos anuales, es raro que la inflación supere el 4 por ciento. Sin embargo, ha alcanzado puntos altos en los últimos 20 años. Subió un 3.9 por ciento en 2008, un 4.6 por ciento en 2001 y un 5.8 por ciento en 2000. Es posible que una gran reducción, por ejemplo, de la gasolina, haga bajar el índice de precios de San Diego a finales de año. (Foto Eduardo Contreras)