Domingo, 20 de Junio de 2021 2:53 a.m.

Redes Sociales

Los turistas regresan lentamente a San Diego

Compartir:

Por Lori Weisberg San Diego, California, abril 30 (San Diego Union-Tribune).- El pasado mes de septiembre, cuando San Diego se encontraba en las garras de una pandemia cada vez más aplastante, los responsables de turismo advirtieron a los líderes electos que el normalmente robusto sector de visitantes de la región seguía sumido en una profunda depresión con pocos signos esperanzadores de recuperación a corto plazo. Más de siete meses después, esos mismos responsables de turismo, animados por una previsión económica que acaba de publicarse, se sienten bastante menos desanimados mientras se preparan para una recuperación que se espera que aporte 10 millones de visitantes más al condado este año que en 2020. Aunque todavía faltan años para que se produzca una recuperación total, las perspectivas para 2021 son mucho más brillantes de lo que se esperaba incluso hace unos meses. En total, se prevé que 25 millones de personas —que vienen al condado para pasar el día o la noche— gasten 7600 millones de dólares en hoteles, restaurantes, compras y atracciones este año. Se trata de una gran mejora con respecto a 2020, cuando el gasto de los visitantes fue de apenas 5200 millones de dólares, un nuevo mínimo que no se veía desde 2001, cuando el gasto de los turistas estuvo por última vez en el rango de los 5000 millones de dólares, según la Autoridad de Turismo de San Diego. “El año pasado, definitivamente no era optimista porque no veíamos señales de que las directrices estatales nos dieran una dirección clara sobre lo que debíamos planificar”, dijo Julie Coker, directora general de la Autoridad de Turismo. “Así que la previsión seguía retrocediendo. Además, el otoño pasado se produjo un pico de casos, por lo que pasamos de la categoría roja a la púrpura y de nuevo a la roja. Cuando las vacunas empezaron a extenderse y hubo un mensaje unificado de cómo podíamos salir de esto, fue cuando las cosas empezaron a cambiar. “Así que ahora soy extremadamente optimista sobre las previsiones, y el levantamiento de las restricciones (a mediados de junio) todas las tendencias nos llevan a una dirección positiva”. Sin embargo, los responsables de turismo no están precisamente entusiasmados con lo que el futuro, a corto plazo, presagia. Las cifras previstas para este año siguen estando muy por debajo de los resultados récord de San Diego antes de la pandemia de 2019, cuando el condado recibió más de 35 millones de visitantes. Una de las mayores incógnitas es la rapidez con la que San Diego verá el regreso de las grandes convenciones y reuniones, que son un elemento básico de la economía turística local, que actualmente emplea a más de 137 mil personas. Las pérdidas del sector de las reuniones fueron asombrosas, ya que el centro de convenciones de San Diego, situado frente al mar, se transformó primero en un refugio para personas sin hogar durante gran parte de 2020 y, más recientemente, en un lugar para albergar a jóvenes inmigrantes. Las docenas de convenciones canceladas, que habrían atraído a 1.1 millones de asistentes en tiempos normales, costaron a la región más de 1200 millones de dólares en gasto directo. Aunque la Autoridad de Turismo no sabe de ningún hotel que haya cerrado permanentemente como resultado de la pandemia, hubo muchos pequeños negocios que cerraron permanentemente debido a la pérdida de tráfico turístico, dijo Kerri Kapich, jefe de operaciones de la oficina de visitantes. “Hemos perdido casi 20 años de beneficios económicos para la comunidad”, dijo Kapich sobre el descenso general del turismo. “Lo recuperaremos, pero esa es la importancia de lo ocurrido. Fue un impacto nueve veces mayor que el del 11-S. Hay negocios que han cerrado y no volverán a abrir. La gente lleva más de un año aguantando. Es una pérdida que desconocemos”. Tourism Economics, una empresa de investigación que preparó la última previsión para la Autoridad de Turismo, señala que, aunque se espera que la visitación total de este año sea un 29 por ciento inferior a la de 2019, ya que si la cifra se compara a los resultados de 2020, representaría una impresionante tasa de crecimiento del 74 por ciento. El informe concluye que el número total de visitantes crecerá un 38 por ciento más en 2022, pero el volumen de pernoctaciones no volverá a los niveles anteriores a la pandemia hasta 2024. Lo mismo ocurre con el gasto de los visitantes, que se prevé que alcance los 11 900 millones de dólares en 2024, el primer año en que se espera que los gastos de los visitantes superen los 11 600 millones de dólares que ingresaron en la economía en 2019. Los autores del pronóstico ofrecen una advertencia, dada la trayectoria aún incierta del coronavirus y el regreso del negocio de las convenciones. “En este momento, sigue habiendo un alto nivel de incertidumbre en torno al alcance y la duración de las medidas de supresión de la enfermedad, y el impacto en los eventos de grupo”, afirma la previsión. “El impacto y la posterior recuperación podrían resultar bastante más fuertes o débiles de lo previsto en estas perspectivas”. En una buena noticia para el centro de convenciones y los hoteles que dependen de las grandes reuniones, este año quedan pendientes cerca de 30 conferencias y eventos entre agosto y diciembre, incluidas algunas convenciones médicas que suelen ser generadoras de ingresos lucrativos para la región en términos de gasto de los asistentes. Eso incluye la Comic-Con, que tiene previsto organizar un encuentro presencial más pequeño a finales de noviembre. Lo que se desconoce, sin embargo, es cuánta gente se sentirá lo suficientemente segura como para acudir a cualquiera de estas convenciones previstas. Una señal alentadora, según Coker, es que la Sociedad Americana de Cirujanos Ortopédicos, cuya convención está prevista para principios de septiembre, ha agotado los espacios para su feria. Sin embargo, es mucho menos seguro que pueda alcanzar su asistencia normal antes de la pandemia, de 25 mil personas, aunque la asociación tiene esperanzas. “Acabamos de abrir el plazo de inscripción, así que estamos entusiasmados con la posibilidad de alcanzar las cifras anteriores a la pandemia”, dijo Susan McSorley, vicepresidenta de eventos en directo del grupo de cirujanos ortopédicos, que en un principio estaba programado para marzo de este año, pero que, debido a la pandemia y a las directrices siempre cambiantes para las reuniones en California, se retrasó hasta el 31 de agosto y el 4 de septiembre. “Nuestros miembros están interesados en venir y saben lo importante que es la reunión. Somos optimistas de que tendremos una gran asistencia a esta reunión, pero es una decisión personal”. “Entendemos que muchos de nuestros miembros internacionales no podrán asistir este año, por lo que ofrecemos un producto para conseguir ese contenido. Pero las inscripciones acaban de abrirse y todavía estamos supervisando esto”. Está previsto que el actual sistema de códigos de colores de California para la reapertura de negocios desaparezca el 15 de junio, aunque para las convenciones, permanecerán algunas restricciones, entre ellos un límite de asistencia de 5000 personas, a menos que se verifique con pruebas negativas o la vacunación de todos los asistentes. Esta condición estará vigente hasta el 1 de octubre, así como el requisito de que todos los asistentes internacionales estén completamente vacunados. Los hoteles del centro de San Diego, como el Manchester Grand Hyatt, que es el mayor hotel de convenciones de San Diego, se han visto especialmente afectados, ya que han perdido negocio debido a la cancelación de convenciones en el centro, pero también por las reuniones y eventos que normalmente se celebrarían en su propio hotel. Durante gran parte del año, solo una de las dos torres del Hyatt ha estado abierta al público, pero últimamente se utilizan ambas los fines de semana, cuando hay más actividad de ocio, según Daniel Kuperschmid, director general del Hyatt, de 1628 habitaciones. “Durante los próximos dos meses, no tenemos mucho negocio de reuniones, solo pequeños grupos corporativos de 20 o 30 personas. Ese negocio se fue a otras ciudades y estados”, dijo. “Sin embargo, esperamos que junio sea bastante bueno con grupos más grandes, de 500 personas más o menos. Empezamos a obtener beneficios a finales de año, lo cual es una muy buena noticia, y nuestros propietarios (Host Hotels & Resorts) nos han apoyado increíblemente durante todo este proceso”. Aunque es optimista respecto a la segunda mitad del año, ya que las convenciones y las ferias vuelven poco a poco, no está seguro de hasta qué punto se sentirán cómodos los propios convencionistas que vuelvan este año, con el miedo a la pandemia del año pasado todavía fresco en sus mentes. “En 2022, probablemente estaremos en el 80 por ciento de donde estábamos antes de la pandemia”, dijo. “Espero estar en lo cierto. Lo que queda por ver es cuántos están preparados para subirse a un avión, y los niveles de ansiedad de la gente son diferentes dentro de cada grupo. “Lo que he oído decir a los planificadores es que seguiremos haciendo el híbrido y que probablemente esté aquí para quedarse, pero muchos creen que aumentará la asistencia de los que antes no asistían en persona”. (Foto Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)