Sábado, 18 de Septiembre de 2021 10:41 p.m.

Redes Sociales

IMSS contrata a empresa investigada por fraude en SÚPERISSSTE

Compartir:

Por Miriam Castillo Ciudad de México, junio 23 (Mexicanos Contra la Corrupción).- Una empresa que en 2018 fue señalada públicamente por la Auditoría Superior de la Federación por contratos irregulares con el SúperISSSTE, ganó en 2019 licitaciones en el Instituto Mexicano del Seguro Social por 69 millones de pesos. Confecciones Isaac es el nombre de la empresa cuyos contratos hoy están siendo investigados por la Fiscalía General de la República por transacciones con el SúperISSSTE donde se encontraron inconsistencias en contrataciones y la prestación de servicios. El pasado 19 de abril el portal Animal Político publicó que la FGR inició una carpeta de investigación por la posible desaparición de casi 600 millones de pesos en el ISSSTE, tan sólo durante el 2017. Dicha carpeta investiga, entre otros, los contratos de ese año del SúperISSSTE con la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México. La empresa que tendría que otorgar los servicios en estos contratos terciados con la SSP de la Ciudad de México fue Confecciones Issac. Según las indagatorias, el esquema de las irregularidades se asemeja al revelado por el reportaje La Estafa Maestra: instituciones públicas que contratan a otras dependencias del gobierno para evadir la licitación, y en donde los servicios o productos entregados se tercerizan incumpliendo lo pactado. El SúperISSSTE recibió contratos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México para proveer uniformes a pesar de que auditorías previas al 2017 habían reportado que esa dependencia federal no contaba con la capacidad técnica o material para cumplir con esos servicios. De hecho, y en una violación a la ley de adquisiciones, el SúperISSSTE subcontrató el 100 por ciento de la proveeduría que le requería la SSP de la Ciudad de México. Dos años después, y ya en el gobierno del presidente López Obrador, Confecciones Isaac firmó dos contratos con el Instituto Mexicano del Seguro Social por un total de 69 millones de pesos para adquirir “ropa contractual para Médicos residentes y el Programa IMSS Bienestar”. La licitación fue abierta y junto con Confecciones Isaac resultaron ganadores otros 12 proveedores pues los contratos eran por más de 300 millones de pesos cada uno. Un viejo proveedor de uniformes con sobrecostos Las presuntas irregularidades habrían empezado a mediados del sexenio de Peña Nieto. La empresa Confecciones Isaac firmó un convenio para prestar servicios al SúperISSSTE en 2016 y 2017 con la jefa de Departamento de Ropa, Calzado, Perfumería y Regalos, María del Pilar Zavala Galindo. Esto a pesar de que dicha funcionaria no contaba con esas facultades, según lo apuntado por la Auditoría Superior de la Federación al revisar la cuenta pública de 2017. El acuerdo de comercialización establece que la empresa entregaría mercancía al SúperISSSTE, sin detallar los términos, el costo o cualquier otra característica anotada en el convenio. El convenio, según los informes de la auditoría, permitía solicitar mercancía a los proveedores casi el mismo día de la entrega, porque el SúperISSSTE no cuenta con bodegas para almacenar la mercancía. Aunque el SúperISSSTE aseguró que se había hecho un estudio de mercado para contratar a la empresa, la Auditoría Superior determinó que en el caso específico de los uniformes se tuvieron sobreprecios de entre 10 y 429 por ciento. Según varias solicitudes de transparencia, Confecciones Isaac y Comercializadora Munro fueron las encargadas de surtir los uniformes que el SúperISSSTE entregó a la SSP de la Ciudad de México. Esos mismos años –2016 y 2017– el SúperISSSTE firmó convenios con la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México por hasta 206 y 243 millones de pesos. Solo en 2018 Confecciones Isaac expidió un total de 20 facturas por 203 millones de pesos al SúperISSSTE, según los estados de cuenta de la Institución. La empresa, constituida en el año 2000, inició relaciones con el gobierno federal en 2005 con contratos por dos millones de pesos, según información disponible en Compranet. Esa misma base de datos refleja que para 2011 tuvo su mejor año con contratos con dependencias federales por 120 millones de pesos con los Órganos de Prevención y Readaptación Social y la Secretaría de Desarrollo Social. Después de ese año, los contratos públicos disponibles por Compranet fueron disminuyendo, pero a la par, los convenios con el SúperISSSTE fueron en aumento según se pudo documentar a través de solicitudes de información. La asignación de contratos a Confecciones Isaac fue constante desde 2015 y hasta 2018, según informes tanto de la Auditoría Superior de la Federación como documentos del SúperISSSTE que respaldan la relación con la empresa. Se localizó a la empresa que abasteció de contratos al SúperISSSTE y aseguró que su participación en los esquemas con la dependencia fue revisada por la Auditoría Superior de la Federación y no encontró anomalías, porque no fue sancionada. Incluso aseguró que existen algunas facturas que no han sido liquidadas por el gobierno y se mantiene un juicio por este retraso. Una institución en crisis que abastece al gobierno En 2013 el SúperISSSTE –compuesto de una cadena de tiendas de autoservicio a precios populares– mostraba una disminución de sus ventas de más del 94 por ciento por lo que se hicieron reiteradas peticiones de modificar los esquemas de las sucursales para evitar pérdidas para el instituto de salud. Según los estados financieros del SúperISSSTE entre 2013 y 2017 reportó pérdidas por 7 mil 480 millones de pesos. En contraste, casi el 80 por ciento de sus ingresos se derivaba de prestar servicios a dependencias federales. Desde 2014 la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México contaba con convenios con SúperISSSTE. En ese año la SSP le dio 130 millones de pesos para surtir distintos tipos de uniformes para la corporación. En 2015 el monto subió a 177 millones de pesos para los mismos conceptos: botas, camisolas, chamarras y pantalones. Los contratos fueron aumentando casi cada año y para 2018 se firmaron acuerdos por 214 millones de pesos. En 2019 la subcontratación del SúperISSSTE para abastecer a otras dependencias públicas se suspendió para cumplir con lo dispuesto en las políticas de austeridad que se fijaron en el proyecto de presupuesto de ese año. Sin embargo, Confecciones Isaac no suspendió sus relaciones con el gobierno federal, a lo largo de 2019 y 2020 participó en al menos ocho licitaciones públicas con el IMSS, la SEDENA, Relaciones Exteriores y la Secretría de Cultura, de las cuales obtuvo contratos por un total de 93 millones de pesos. Esta no es la primera vez que se investiga el desvío de recursos públicos a través de contratos con dependencias en donde resulta señalado el instituto bajo la gestión de José Reyes Baeza. En la publicación del reportaje de la Estafa Maestra, se documentó que el FOVISSSTE participó en ese esquema de desviación con contratos por hasta 223 millones de pesos que entregó a empresas ligadas a una red que involucraba empresas fantasma. En la elaboración de los esquemas se incluían convenios con dependencias públicas que evitaban a las empresas pasar por los filtros que impone la ley de adquisiciones federal y relaja los controles de cumplimientos de contrato.