Domingo, 9 de Mayo de 2021 12:14 a.m.

Redes Sociales

La Lámpara de Diógenes: Crónica de una traición anunciada

Compartir:

Por Gonzalo Llamas Bañuelos Ahora hace su “luchita” en Morena una vez que traicionó al partido de sus amores el PAN, gracias a su segundo matrimonio con la aspirante al gobierno del estado de Baja California Marina del Pilar. Es un secreto a voces que Carlos Torres, dejó a su antigua pareja sentimental para casarse y no perder poder. Volvió a “renacer” en Morena después de que el PAN lo expulsó de sus filas por su traición a la declaración de principios. Su “ambición” desmedida por permanecer en los primeros círculos de autoridad a costa de lo que sea. “El fin justifica los medios” reza el viejo refrán. La “moral y la ética” no forman parte de su decálogo de principios, su codicia exagerada lo ha llevado a cometer muchos errores. En su primera boda, realizada en abril de 2010, sus padrinos fueron el entonces Presidente de la República Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes viajaron hasta Baja California para tal fin. Con el apoyo de su mecenas participó como candidato del PAN, PANAL y PES, a la presidencia municipal de Tijuana, y perdió ante el priista Carlos Bustamante. Como diputado local por Tijuana, fue cercanísimo a “Kiko” Vega y fue clave operando para que el nuevo gobernador Jaime Bonilla, electo para dos años, intentara quedarse por cinco. Esto fue un “escándalo” porque otro diputado panista había declarado que le ofrecieron un millón de dólares por el voto para ese propósito. En ese momento al Dip. Carlos Torres se le atribuyó “convencer” a siete de sus compañeros diputados panistas para que aprobaran dicha reforma, que finalmente la SCJN declaró inconstitucional y de intento de fraude a la Constitución; por este motivo fue expulsado del PAN, pero quedó “bien parado”, pero también “bien quemado” con la militancia panista y con la sociedad. Aunque nunca salió del buen ánimo del gobernador Jaime Bonilla, quien le ha mostrado su “agradecimiento” y su compromiso con este panista de toda la vida. En septiembre de 2019, Carlos Torres contrajo matrimonio, con la ahora candidata a la gubernatura, Marina del Pilar Ávila, en medio de invitados panistas, y morenistas, destacó la presencia del gobernador Jaime Bonilla, quien de “facto también apadrinó” dicha boda e incluso le dirigió unas palabras a la pareja de “enamorados” durante el festejo. Una vez “destapada” Marina como candidata a la gubernatura, su marido Carlos Torres se trasladó a Tijuana a operar con sus amigos y otrora compañeros panistas para que por ningún motivo aceptaran como candidato de la Alianza PRI-PAN-PRD al Ingeniero Jorge Hank Rhon. Ha sudado la gota gorda ante el inminente triunfo de su más cercano competidor el ingeniero Jorge Hank y por ningún motivo estaría dispuesto a perder la enorme influencia que como “primer damo” tendría en el gobierno de Baja California. También se dice que el que gobernará será Carlos Torres, pero para evitar ataques han fingido un distanciamiento, porque su presencia le hace daño a Marina, es más le resta votos en lugar de sumarle. Por ello, sistemáticamente se opuso a que el PAN aprobara la candidatura de Hank en la alianza con el PRI y el PRD. Ahora ha cambiado y al parecer su “padrino Felipe Calderón” ya lo “perdonó de la traición” realizada y se comenta en los “mentideros políticos” que incluso lo está “financiando” para que Marina gane la gubernatura y que Calderón y el PAN regresen al poder, después de haberlo perdido con Bonilla. Esto significaría un regreso “apoteótico a la política” de Felipe Calderón, acérrimo rival de López Obrador. A Marina siempre se le ha relacionado con panistas, desde sus inicios anduvo “picando piedra” a ver por donde se “colaba”, quién le diera una oportunidad, tan es así, que trabajó en una legislatura con el eterno diputado “Tracalino Zavala”. La ideología no ha sido el fuerte de esta pareja, ellos van a estar donde está el poder, han transitado y mutado de la derecha a la izquierda y ahora lograron congraciarse con su “antiguo mentor”. Otra vez en la derecha con un discurso de izquierda, según ellos “muy progresistas”. Existen evidencias de que antes de ser famosa Marina apareció “retratada” con el exgobernador Kiko Vega de “triste memoria”, por ello, siempre se la ha considerado como tal, salvo los “ingenuos” que todavía le creen que es de Morena. Marina y su marido Carlos Torres son “panistas de cepa” y están engañando a los electores, a los militantes de Morena, a su dirigente Mario Delgado, pero también, y eso es lo más grave al “gobernador Jaime Bonilla” y al “presidente de la república Andrés Manuel López Obrador”. Los blanquiazules pretenden “recobrar el poder” a través de estos dos personajes que como los “camaleones” han cambiado de color. Será posible que a través de estas personas el expresidente Felipe Calderón inicie la recuperación del poder perdido. Al final ¿Marina será traicionada por Carlos Torres?, ya que él siempre traiciona. Como dice el dicho “el que traiciona una vez traiciona siempre”, “origen es destino”. Por último, veremos cuál será la reacción del presidente López Obrador al darse cuenta que fue engañado y traicionado por esta “pareja de enamorados”, “pero del poder”. (Foto tomada de Internet)