Domingo, 20 de Junio de 2021 2:07 a.m.

Redes Sociales

Autoridades de South Bay exigen acciones al problema de aguas residuales entre Tijuana y San Diego

Compartir:

Por Tammy Murga San Diego, California, mayo 12 (San Diego Union-Tribune).- Lillian Burkhart, residente de Chula Vista y socorrista de Imperial Beach, aún recuerda la picadura en su piel después de surfear en las aguas de Imperial Beach un día del verano pasado. En 24 horas, cayó enferma con una infección gastrointestinal, dijo. “A medida que avanzaba el día, después de salir del agua, podía realmente olerlo. Era penetrante. Olía a aguas residuales”, dijo. “Al día siguiente me desperté sintiéndome fatal y vomité durante 12 horas seguidas. Nunca había estado tan enferma en toda mi vida”. La experiencia de Burkhart es habitual y un recordatorio de la batalla que durante décadas se ha librado para solucionar los recurrentes vertidos de aguas residuales procedentes de Tijuana que contaminan el litoral de South Bay. Funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) dijeron la semana pasada que iniciaron un proceso de revisión ambiental para 10 proyectos de infraestructura destinados a abordar el problema. También aprobaron un proyecto piloto para una prueba rápida que medirá los niveles de bacterias en el agua. La agencia pide al público que presente sus comentarios sobre los proyectos antes del jueves 20 de mayo, dijo Julia Giarmoleo, responsable de prensa en la Región 9 de la agencia. “Se trata de un paso fundamental en el proceso general de ejecución de proyectos específicos para abordar estos graves problemas de larga duración y queremos que sepan que estamos intentando hacer avanzar este proceso lo más rápidamente posible”, dijo Dave Smith, director de la división de aguas en la Región 9, durante una reunión pública del 20 de abril sobre la Ley Nacional de Política Medioambiental de 1969. En la reunión no se abordaron las cuestiones y preocupaciones sobre la cuestión de las aguas residuales transfronterizas. La agencia tiene previsto utilizar los 300 millones de dólares asignados en el marco del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá 2019 para los 10 proyectos, que incluye la construcción de un sistema de desvío de agua al norte de la frontera. La EPA también anunció la semana pasada que aprobó una prueba rápida de bacterias piloto para evaluar las bacterias en el agua de las playas del condado de San Diego, que fue desarrollada por Southern California Coastal Water Research Project y el Departamento de Salud Pública del estado. Mediante el uso de la prueba digital, los administradores de las playas del condado podrán dar avisos en el mismo día sobre la calidad del agua de las playas, dijeron las autoridades. El alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina, que ha sido crítico con el gobierno federal y su gestión de la contaminación, dijo que el proyecto piloto sería “un cambio de juego” en la capacidad de la ciudad para abrir o cerrar sus playas más rápidamente. En 2020, el litoral estuvo cerrado durante casi 300 días mientras las aguas residuales se vertían en el océano Pacífico. Otros dijeron que deseaban que la EPA se moviera con más sentido de la urgencia. "(El presidente Joe) Biden está llegando a su marca de 100 días en el cargo y yo personalmente no he escuchado mucho sobre esto. La EPA parece estar avanzando, pero me gustaría que se moviera mucho más rápido”, dijo Shannon Johnson, residente de Imperial Beach, que es miembro de la Fundación Surfrider, una organización medioambiental sin ánimo de lucro, que lleva registros de los niveles de bacterias en el agua para proporcionar al público información sobre la calidad del agua. Ella y otros residentes también formaron en 2017 el South Bay Clean Water Movement. El grupo ha lanzado campañas de concienciación sobre el vertido de aguas residuales, recogiendo miles de firmas de la comunidad para instar a los funcionarios electos estatales y federales a actuar. “La EPA bajo la administración de Trump hizo muchos progresos en los últimos cuatro años y espero plenamente que la administración de Biden se base en ese progreso y lo lleve a la línea de meta. Este es un tema no partidista con mucho y amplio apoyo, así que confío en que lo conseguirá", dijo el alcalde de Coronado, Richard Bailey. Existe la esperanza de que la ayuda esté en camino, pero los funcionarios electos locales han dicho que la preocupación es que ninguna agencia federal está tomando un papel oficial de liderazgo. “Ese es nuestro problema número 1", dijo la concejala de San Diego Vivián Moreno, cuyo Distrito 8 incluye San Ysidro y el valle del río Tijuana, quien destacó los esfuerzos de los senadores demócratas Dianne Feinstein y Alex Padilla para hacer precisamente eso. En marzo, los senadores presentaron la Ley de Restauración y Protección de la Calidad del Agua en la Frontera, que designaría a la EPA como agencia principal y le exigiría coordinar a todas las agencias federales, estatales y locales para construir y mantener la infraestructura. “La gente del sur de California se ha visto obligada a sufrir mientras las diferentes agencias federales siguen pasándose la pelota. Este proyecto de ley pondrá fin a la confusión poniendo a la EPA a cargo de la coordinación de los esfuerzos y la solución del problema”, dijo Feinstein en una declaración preparada. Funcionarios de la EPA dijeron que el público puede presentar comentarios por escrito sobre el asunto enviando un correo electrónico a Tijuana Transbounday en Tijuana-Transboundary-EIS@epa.gov. (Foto de Alejandro Tamayo/The San Diego Union Tribune)