Jueves, 23 de Septiembre de 2021 5:48 a.m.

Redes Sociales

California analiza suprimir normas de cubrebocas y distanciamiento en centros de trabajo

Compartir:

Por Rong-Gong Lin II San Francisco, California, mayo 21 (LATIMES).- California está considerando dejar de lado las normas de mascarillas y distanciamiento físico para los empleados en los centros de trabajo si todos allí están completamente vacunados, otro paso importante para volver a la normalidad mientras los casos de COVID-19 siguen cayendo en picada. Las discusiones se producen cuando los empleadores están considerando planes para reincorporar a los empleados a los lugares de trabajo, después de meses de trabajar fuera de las oficinas o instalaciones durante la pandemia. También subraya el creciente optimismo de que la vacuna podría traer cambios importantes muy pronto. “Por primera vez en mucho tiempo, me siento optimista”, dijo a los periodistas la doctora Sara Cody, responsable de salud y directora de salud pública del condado de Santa Clara, y artífice clave de la primera orden regional de permanencia en el hogar del país. “Durante un tiempo, me pareció incierto si ganarían las vacunas o las variantes. Y creo que las vacunas van a la cabeza, llevan la delantera y ganarán”. Se espera que la Junta de Normas de Seguridad y Salud Ocupacional de California sopese nuevas medidas para relajar los requisitos del uso de mascarillas y distanciamiento físico de los trabajadores vacunados. Entre los cambios propuestos que la junta sopesará, el jueves por la mañana, se encuentra la eliminación del requisito de que los trabajadores lleven mascarillas cuando todos los presentes en un área, sala u oficina estén totalmente vacunados y no presenten síntomas de COVID-19; y dejar de exigir el distanciamiento físico en los lugares en los que todos los empleados estén totalmente inoculados. En caso de que la junta apruebe la propuesta, ésta se remitirá a la Oficina de Derecho Administrativo de California, que tendrá 10 días para revisarla y tomar una decisión sobre la normativa propuesta. La normativa actual sobre salud y seguridad en el lugar de trabajo de California, que entró en vigor el 30 de noviembre, exige que los empleados lleven mascarilla cuando estén en el interior, excepto cuando un trabajador esté solo en una habitación o se encuentre comiendo o bebiendo, pero debe estar al menos a dos metros de distancia de otros empleados y el suministro de aire exterior sea óptimo. Los trabajadores también deben llevar una cubierta facial en el exterior cuando estén a menos de seis pies de distancia de otra persona. Las normas actuales también exigen, en general, que los empleados estén separados entre sí al menos por seis pies. El cambio propuesto es coherente con las normas del uso de mascarillas existentes en California para entornos no laborales, que ya permiten que las personas totalmente vacunadas se reúnan en una habitación -por ejemplo, en una casa- sin cubierta facial ni distanciamiento físico. La propuesta de seguridad en el lugar de trabajo es mucho más estricta que las recientes orientaciones emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU, que ofrecieron la semana pasada la recomendación de que las personas vacunadas ya no necesitan llevar mascarilla en casi todos los entornos interiores o exteriores, y los funcionarios expresaron su confianza en la extraordinaria eficacia de las vacunas para proteger contra la enfermedad y la infección. Algunos expertos en enfermedades infecciosas sugirieron que la relajación propuesta en los lugares de trabajo de California podría flexibilizarse aún más. Señalaron que las personas totalmente vacunadas están muy bien protegidas contra el coronavirus, incluso cuando estén en estrecho contacto con individuos no vacunados. Incluso en el raro caso de que algún vacunado se infecte, lo más probable es que no muestre síntomas o que éstos sean muy leves, y es poco factible que transmita el virus a otras personas. “Creo que están tratando de ser conservadores”, dijo el Dr. Robert Kim-Farley, epidemiólogo médico y experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. “Considero que es muy probable que la junta, a medida que avancemos y tengamos más y más personas vacunadas y lleguemos a niveles extremadamente bajos de enfermedad circulando en la población, anticiparía que revisarían estas recomendaciones”. Kim-Farley dijo que apoya el plan de California para avanzar en la flexibilización de más restricciones alrededor del 15 de junio, cuando el estado tiene la intención de reabrir completamente la economía y adaptar e introducir gradualmente la orientación de los CDC sobre las mascarillas. Es importante destacar que las probabilidades de que los habitantes de California se infecten hoy en día son muy, muy inferiores a las que había en el momento álgido de la pandemia. California ya tiene una de las tasas diarias de casos de coronavirus más bajas del país. Por ello, la Dra. Mónica Gandhi, experta en enfermedades infecciosas de la UC San Francisco, dijo que, como persona vacunada, aunque no se quitaría la mascarilla en una densa multitud en un lugar con una alta tasa de casos, se sentiría bien haciéndolo ahora mismo en San Francisco, que tiene una prevalencia muy baja del virus. En particular, los científicos de Reino Unido -animados por la elevada tasa de vacunación del país- decidieron embarcarse en un experimento inusual en Liverpool, donde permitieron que miles de personas que habían dado negativo en las pruebas del virus asistieran a un festival de música lleno de gente sin mascarilla ni distanciamiento físico. Más de dos semanas después, “no vieron ningún aumento de casos en Liverpool”, dijo Gandhi. Por eso, según Gandhi, las autoridades deben pensar en cómo cambiar las normas para cuando haya trabajadores vacunados y no vacunados en la misma sala. Gandhi dijo que una idea es suprimir la obligación de llevar mascarilla una vez que un determinado porcentaje de personas haya recibido al menos una dosis de la vacuna -el 70%- y el número diario per cápita de casos de coronavirus haya descendido a, por ejemplo, entre 2 y 3 casos por cada 100.000 residentes. Alrededor del 51% de los residentes de California han recibido al menos una dosis de la vacuna, y el estado ha tenido una tasa diaria de casos durante la última semana de 3.6 casos de coronavirus por cada 100.000 residentes. El establecimiento de estos puntos de referencia podría ayudar a aliviar la preocupación del público sobre la posibilidad de avanzar demasiado rápido para aliviar los mandatos del uso de las mascarillas, consideró Gandhi. En algún momento, las autoridades tienen que “reconocer que la vida puede volver a la normalidad”. La posible medida de la Junta de Normas de Seguridad y Salud Ocupacional de California podría producirse en un momento en que incluso los funcionarios locales de salud pública más cautelosos de California están respaldando una creciente sensación de normalidad. “La gente que está totalmente vacunada: tiene como una armadura puesta”, dijo la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer, a la Junta de Supervisores. “Si estás totalmente vacunado y te rodeas de mucha gente sin vacunar y sin mascarilla es muy probable que no te infectes”. Más estudios están demostrando que las vacunas COVID-19 son eficaces contra las variantes. Y esta misma semana, dos de los condados más poblados del estado -Orange y Santa Clara- se han sumado al nivel menos restrictivo de la guía de reapertura de California. Cody añadió: “Es realmente importante que todos entendamos y nos alegremos de que ahora tenemos pruebas de que es muy poco probable que las personas vacunadas propaguen el COVID”. Los condados de L.A. y Santa Clara, sede de Silicon Valley y hogar de la primera muerte documentada por COVID-19 en el país, tienen ahora las tasas más bajas de positividad en las pruebas - solo el 0.5%, incluso mejor que la tasa de positividad a nivel estatal del 0.9%. El condado de Santa Clara tiene una de las tasas de vacunación más altas del estado, con un 64% de residentes que han recibido al menos una dosis; la tasa en todo el estado y en el condado de Los Ángeles es del 51%. Como resultado, el condado de Santa Clara relajó una de las órdenes de salud pública más estrictas del estado. A partir del miércoles, el condado eliminó el requisito de que las empresas maximicen el número de trabajadores que laboran a distancia. En el condado de Los Ángeles, las autoridades sanitarias siguen diciendo que todos los que puedan trabajar desde casa deben seguir haciéndolo. Pero a partir del 5 de mayo, el condado de L.A. permitió que las oficinas no esenciales volvieran a abrir hasta el 75% de su capacidad, en caso de que no todo el personal se haya vacunado completamente, siempre que los trabajadores puedan mantener una distancia de seis pies de otras personas. El 6 de mayo, San Francisco amplió la capacidad de las oficinas reabiertas al 50% de su capacidad, sin incluir a los trabajadores vacunados. En San Francisco, el 68% de los residentes de la ciudad han recibido al menos una dosis, y el director de salud pública, el Dr. Grant Colfax, dijo que cuando el 50% lo ha hecho, “se observan cambios drásticos en las tasas de COVID-19", reduciendo las infecciones y las hospitalizaciones de forma coherente con la experiencia en Israel y Reino Unido, las dos naciones con las tasas de vacunación contra el COVID-19 más altas del mundo. Aunque los funcionarios estatales siguen animando a que se trabaje a distancia, los condados en los niveles menos restrictivos, el naranja y el amarillo, pueden permitir que las oficinas de los campos no esenciales vuelvan a abrir con modificaciones.