Sábado, 23 de Septiembre de 2023 12:37 a.m.

Redes Sociales

San Diego, tercer lugar en precios al consumo más altos de EEUU

Compartir:

Por Phillip Molnar San Diego, California, agosto 17.- La inflación sigue siendo más alta en San Diego que en gran parte del país, en gran medida empujada al alza por los precios de los alquileres y la energía. Los precios del condado de San Diego aumentaron un 4,3 por ciento en los 12 meses que finalizaron en julio, según los datos publicados el jueves 10 por el Índice de Precios al Consumo de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. Se trata de la tasa de inflación anual más baja de la región desde marzo de 2021, pero puede que no suponga un gran alivio para los sandieguinos, teniendo en cuenta que sigue siendo superior a la de la mayoría de las áreas metropolitanas. De las 12 áreas metropolitanas incluidas en el informe, Tampa, Florida, tuvo la tasa más alta con un 5. 9%, seguida de Denver con un 4.7%. Las áreas metropolitanas con las tasas de inflación más bajas fueron Minneapolis, con un 1%, y Washington D.C., con un 1.8%. La tasa de inflación nacional fue del 3. 2%, todavía por encima del objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal. Anualmente, los mayores aumentos se han producido en los costes de la vivienda y los alimentos. Las mayores subidas anuales de San Diego son similares a las del resto del país, pero solo a un ritmo mucho mayor. Por ejemplo, el alquiler en San Diego subió un 9. 2%, frente al 5.8% de Los Ángeles, el 7.5% de Boston y el 4.7% de Minneapolis. Comparado con el año pasado por estas fechas, cuando la tasa de inflación de San Diego era del 7. 3%, el 4.3% de ahora podría parecer un alivio. Sin embargo, Ray Major, economista jefe de la Asociación de Gobiernos de San Diego, dijo que la inflación sigue siendo alta para todo, desde los comestibles hasta las prendas de vestir, y que el descenso de la tasa general se debió principalmente a una importante caída de los precios de la gasolina. El informe muestra un descenso del 16.2% en el combustible de automóvil, tras la histórica subida de los precios de la gasolina del año pasado. Major dijo que eso enmascara las subidas generales que todo el mundo sigue sintiendo en la tienda de comestibles y en los costos de vivienda, que incluyen el alquiler y los costos más elevados para los propietarios de viviendas, incluidas las hipotecas a tipos de interés más altos. “La inflación fue extremadamente alta el año pasado, lo que hace que este año parezca artificialmente bajo”, afirmó. Según Major, en San Diego en particular, cualquier aumento de los costos de vivienda tiene un impacto desproporcionado en la opinión de la gente sobre la inflación, porque gran parte de su gasto se destina a la vivienda. Aunque el panorama general de la inflación parece turbio, hay algunos signos positivos si se busca bien. Cuando se eliminan de la tasa de inflación general los costos volátiles de los alimentos y la energía, lo que se denomina inflación subyacente, el condado de San Diego registró un aumento del 0.2% de mayo a julio. Fue el mismo aumento que la tasa nacional. En términos anuales, la inflación subyacente del condado de San Diego aumentó un 5. %, frente al 4.7% nacional. El economista jefe de Zillow, Orphe Divounguy, escribió en un análisis que el descenso de la inflación subyacente era una buena noticia para la economía, aunque el ritmo de descenso fuera lento. Dijo que es probable que bajen los costos de vivienda reflejados en las tasas de inflación, debido a que se ha retrasado el crecimiento de los alquileres en todo el país, lo que significa que uno de los principales motores de la inflación subyacente podría estar a la baja. Otras categorías individuales del condado de San Diego registraron descensos de precios durante el periodo de dos meses: Los precios de los productos básicos (menos alimentos y bebidas) bajaron un 2.2%, los de la asistencia médica un 1.7% y los de las bebidas no alcohólicas un 1.6%. Sobre una base anual, éstas son las áreas en las que cambiaron los precios en el condado de San Diego: Combustible de vehículos: El precio de la gasolina normal sin plomo bajó un 16.5%; el de la gasolina media sin plomo, un 15.7%; y el de la premium sin plomo, un 15.2%. Alimentación: Los cereales y productos de panadería subieron un 12%; los productos lácteos, un 7.5%; las frutas y verduras, un 1%; y las carnes, aves, pescado y huevos, un 6%. Energía doméstica: Los costos de la electricidad subieron un 16.2%, y los del servicio de gas (canalizado) bajaron un 4.1%. Los costos del transporte, que incluyen el mantenimiento del auto, los repuestos y el seguro del auto, bajaron un 2. 6%. Los precios de los autos y camiones usados bajaron un 5.3%. Prendas de vestir: Subió un 2.8%. Atención médica: Subió un 2.7%. A nivel nacional, los precios en el Sur subieron mucho más deprisa que en otras regiones durante gran parte de los dos últimos años. Sin embargo, el Oeste parece estar retomando sus normas históricas al tener precios que suben más que en todas partes. En julio, el Oeste registró la mayor subida anual, un 3.5%. Le siguieron el Sur, con un 3.4%, el Medio Oeste, con un 2.9%, y el Noreste, con un 2.6%. Aumentos de la inflación por área metropolitana Anual, a julio de 2023 Tampa-San Petersburgo-Clearwater: 5.9%. Denver-Aurora-Lakewood: 4.7%. San Diego-Carlsbad: 4.3%. Dallas-Fort Worth-Arlington 4%. Riverside-San Bernardino-Ontario: 3. 4%. Nueva York-Newark-Ciudad de Jersey: 3. 2%. Boston-Cambridge-Newton: 2. 8%. Los Ángeles-Long Beach-Anaheim: 2.7%. Chicago-Naperville-Elgin: 2.2%. Hawaii urbano: 2.1%. Washington-Arlington-Alexandria: 1.8%. Minneapolis-St.Paul-Bloomington: 1%. (San Diego Union-Tribune) (Foto de Jessica Parga)